Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas navarros garantizan a Geroa Bai que si hay acuerdo “iremos hasta el final”

El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzorriz, responde a la oferta de UPN a negociar la investidura de Sánchez que no habrá ni apoyo ni abstención

Primera reunión entre delegaciones del PSN a la izquierda de la imagen y de Geroa Bai para formar gobierno. / Vídeo: declaraciones de Ramón Alzórriz, Secretario de Organización del PSN.

María Chivite se presentará a la investidura si logran un acuerdo de progreso de 23 escaños para superar los 20 de Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos).  El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzorriz, ha trasladado a la delegación de Geroa Bai, la coalición que dirige el PNV en Navarra, que "iremos hasta el final" y se ha comprometido, ante las dudas de los nacionalistas y de la dirección nacional de su partido, a que "no habrá otro agostazo", en referencia a que en agosto de 2007 la Ejecutiva Federal del PSOE obligó a los socialistas navarros a permitir que gobernara la derecha. "No se va a repetir",  ha advertido, antes de añadir: "No vamos a reunirnos ni a negociar con EH Bildu, ni apoyo ni abstención en la investidura", y tampoco "vamos a apoyar ni a abstenernos ante Navarra Suma".

Los compromisos adquiridos por los socialistas navarros ante su primer interlocutor, Geroa Bai, y en vísperas de la segunda reunión, esta vez con Podemos, para conformar una alternativa a la derecha, suenan a desafío a la dirección del PSOE, pero los socialistas navarros lo niegan. "Somos el mismo partido, compartimos los mismos principios y no contemplamos mantener ningún pulso con la Ejecutiva Federal", ha dicho Alzorriz, al ser preguntado por ello. "Difícilmente hay un pulso con el Ejecutivo cuando llevamos la misma sintonía, estamos en la misma línea que el partido a nivel federal", ha dicho, y ha señalado que "estamos tranquilos, ilusionados y confiados en llevar a cabo el mandato de la ciudadanía". Ha insistido en que ni están desafiando al PSOE "ni Ábalos ha considerado que estamos desafiando".

El caso es que la primera reunión se ha producido en el Parlamento de Navarra unas horas después de que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos y otros miembros de la dirección socialista expresaran sus temores sobre la escasa estabilidad de un Gobierno de coalición en Navarra con Geroa Bai, Podemos y los restos de IU porque con 23 escaños dejaría la consecución de mayorías absolutas (26) en manos de la izquierda abertzale, articulada en torno a EH Bildu. La formación de Arnaldo Otegi tendría que abstenerse para facilitar el gobierno de progreso que busca el PSN, y en la dirección federal no se ve con buenos ojos la posibilidad de que para lograrlo se produzca la más mínima negociación. Pero es que además esta mañana los diputados de UPN en el Congreso han dejado abierta la posibilidad de abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez a cambio de que los socialistas navarros les permitan Gobernar en la Comunidad Autónoma.

Lejos de arrugarse, el PSN ha reiterado que como hiciera Pedro Sánchez con su "no es no" ellos mantienen su palabra y también su "no es no". "Hemos sido muy claros. Ni apoyo ni abstención", ha dicho el responsable socialista navarro en el Parlamento de Pamplona, y ha recordado que a Pedro Sánchez no hay que decirle —"lo sabe perfectamente"— quién y qué representa UPN, cuyos diputados votaron en contra de los Presupuestos Generales del Estado que incorporaban partidas por valor de 110 millones para Navarra y además compartieron la foto de Colón de las derechas y la ultraderecha contra el propio Sánchez. "Está claro, si logramos una mayoría de 23 escaños María Chivite se presentará a la investidura", ha ratificado el secretario general de los socialistas.

Las opciones de que Navarra Suma se alce con el Gobierno navarro están en el PSN. O se abstiene o les apoya, habida cuenta de que ni el PNV ni la izquierda abertzale lo va a hacer. Las dudas sobre la posibilidad de que el PSN mantenga esta vez su palabra tienen un origen histórico. Cuando ha estado en su mano liderar un Gobierno con fuerzas diferentes de la derecha, la política nacional ha ejercido su influencia y lo ha impedido. Esta vez Chivite asegura que no hay vuelta de hoja: "El no es no", asegura. La opción del PSN se basa en liderar un gobierno con Geroa Bai, Podemos e IU (Izquierda, en Navarra), pero tendría 23 escaños cuando la mayoría absoluta en la Cámara navarra está en 26. Para lograr mayorías estables la izquierda abertzale tendría que abstenerse, y ahora sus dirigentes, que tras la campaña ofrecieron sus votos gratis para que no gobernara la derecha, exigen una negociación directa. "No vamos a negociar con EH Bildu, no nos vamos a sentar con ellos, ni una sola vez", ha dicho Alzorriz este miércoles.

Y lo ha explicado: "No entendemos que EH Bildu es progresista y entendemos que no tiene que estar en la ecuación que trabajamos". "No va a haber ninguna reunión con Bildu; somos muy claros con EH Bildu, hemos sido tajantes", ha opinado Ramón Alzorriz. En el encuentro de este mediodía, que se ha prolongado una hora, ambas formaciones han hablado de "algunos ayuntamientos, de la Mesa del Parlamento y del futuro, de cómo llevar estas negociaciones", pero sin entrar a los detalles a la espera de nuevas reuniones.

Tras una primera cita en la que PSN y Geroa Bai apenas si han confirmado su intención de buscar el acuerdo, el portavoz de los nacionalistas, Unai Hualde, ha pedido al PSN "un proceso sin injerencias y desde Navarra", además de un "compromiso" para que "la historia que hemos vivido en el pasado no se repita". Ramón Alzorriz ha asegurado que "el plan A, el plan B y el plan C" del PSN es "liderar un Gobierno progresista y de izquierdas" y ha rechazado varias veces que se pueda repetir el 'agostazo'. 

Sin embargo, Hualde ha preguntado a los socialistas cómo piensan garantizar la estabilidad. "Lo tendrán que responder ellos en los siguientes contactos", ha afirmado. En este sentido, ha considerado que "no debería haber problema para que todas las fuerzas políticas se reunieran" y ha destacado que "nosotros nos reunimos con todos". Hualde cree que el Gobierno vasco, pese a no disponer de la mayoría absoluta en el Parlamento vasco es estable porque mantiene la interlocución con todos.  Preguntado por si Geroa Bai estaría dispuesto a renunciar a políticas "identitarias" como el PSN dijo que le reclamaría, ha señalado que la vocación de Geroa Bai "siempre ha sido ir a políticas de convivencia". Y ha considerado que "en ese camino nos podríamos encontrar no solo con el PSN, sino con los grupos que hemos compartido esta legislatura". "No hay políticas identitarias, sino de convivencia, pluralidad y de respeto a distintas identidades".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información