Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Navarra responde a Ferraz que quiere gobernar

"Nosotros hemos dicho que no es no" a una negociación con EH Bildu, insisten los socialistas, que solo requieren la abstención de la izquierda 'abertzale'

El PSN, con María Chivite en el centro, celebra los resultados electorales.
El PSN, con María Chivite en el centro, celebra los resultados electorales. Europa Press

No es un desafío, es una oportunidad. Con esta idea en la cabeza, el Partido Socialista de Navarra (PSN) ha respondido este martes a la Ejecutiva Federal de su partido que "volvemos a tener la oportunidad de liderar un Ejecutivo" y que "cumpliremos nuestro compromiso". Un mensaje que lanza la dirección regional de la formación apenas unas horas antes de que arranque la ronda de contactos para tratar de hacerse con el Gobierno autonómico.

El PSN ha fijado este miércoles con Geroa Bai la primera reunión para conformar un Ejecutivo, apoyado también por Podemos e Izquierda-Ezkerra. Pese al recelo de Ferraz, porque para la investidura necesitarían de la abstención de la izquierda abertzale aglutinada en torno a la coalición EH Bildu.

Para los socialistas navarros, los resultados son claros y representan un mandato para la organización al dejar abierta una puerta a superar, con 23 escaños, los 20 logrados por la coalición Navarra Suma.

La ronda continuará el jueves con Podemos y el viernes con Izquierda-Ezkerra, aunque el PSN prefiere un ritmo pausado de las negociaciones sobre un programa social y progresista, pero que avance sin sobresaltos. Los socialistas navarros, que como Geroa Bai guardan silencio en vísperas del primer encuentro, entienden los temores de la Ejecutiva Federal, en el sentido de que más allá de la investidura hay que sacar adelante los presupuestos, pero a renglón seguido aseguran que ese ha sido un problema que también ha tenido el propio Pedro Sánchez, y superó.

El Gobierno socialista se trabajó el apoyo de EH Bildu a los reales decretos leyes aprobados por el Consejo de Ministros en abril pasado, que incluían las medidas para un Brexit sin acuerdo, los cambios en igualdad para ampliar el permiso de paternidad de cinco a ocho semanas, el conjunto de iniciativas en el ámbito laboral que incluyen el subsidio para mayores de 52 años, la estrategia de vivienda y alquiler, la adaptación del sector de la estiba al mercado laboral y la prórroga de las inversiones financieramente sostenibles.

"Nosotros hemos dicho que no es no" a una negociación con EH Bildu "y vamos a mantenerlo", insisten fuentes de los socialistas navarros, que incluyen en la negativa a los ayuntamientos, incluido el de la capital, Pamplona, donde el apoyo del PSN podría convertir a Joseba Asirón, de EH Bildu, en alcalde otra vez.

Según explican, el día 15, fecha para la constitución de los ayuntamientos, se va a visualizar cómo no hay ningún acuerdo con EH Bildu, ni para compensarle en el Ayuntamiento de Pamplona ni en ninguno de los otros en los que podrían garantizarle una mayoría.

En un tuit publicado este martes en la cuenta oficial del Partido Socialista de Navarra, la formación liderada por María Chivite escribió después de la polémica: "Volvemos a tener la oportunidad de liderar un ejecutivo progresista y de izquierdas y cumpliremos nuestro compromiso".

Una posición que la Ejecutiva Federal no interpreta como un reto a la dirección del partido. El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, aclaró este martes que "la compañera María Chivite no está desafiando a la dirección del partido".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >