Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las defensas llevan al juicio decenas de vídeos de las cargas policiales del 1-O

Los abogados de los líderes independentistas centran su estrategia en demostrar que la violencia la ejercieron los agentes

Vista general de la sala del juicio del 'procés' este miércoles. En vídeo, una de las grabaciones expuestas por la defensa, en San Acisclo de Vallalta, Barcelona.

Las defensas de los líderes independentistas acusados de rebelión han puesto imágenes este miércoles en el juicio del procés a una de sus principales tesis: que la violencia el día de la consulta independentista del 1 de octubre de 2017 no la causaron los ciudadanos sino la policía. Para constatarlo, han presentado decenas de vídeos en los que se ve a agentes antidisturbios de la Policía Nacional o de la Guarda Civil usando la fuerza para acceder a los colegios y cumplir con la orden judicial de llevarse las urnas y las papeletas.

Los abogados de los líderes independentistas no han cometido el error que cometió el martes la Fiscalía, que al exhibir los vídeos no supo concretar el lugar y la fecha en que se registraron las imágenes. Las defensas han llevado a la Sala un material ordenado y bien ubicado, centrado especialmente en el 1-O y en el uso de la fuerza ejercido por los agentes de la Policía y la Guardia Civil. Estas actuaciones no son objeto del juicio del Tribunal Supremo y están siendo investigadas judicialmente en Barcelona, pero las defensas las consideran un pilar de sus argumentos. La violencia es un requisito del delito de rebelión y, según los abogados, el grueso de los episodios violentos del procés fueron ejecutados por la policía y aquellos que ejercieron ciudadanos fueron en respuesta a la actuación de los agentes.

En la mayoría de las grabaciones exhibidas a petición de los abogados de Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez había un elemento en común: decenas, a veces centenares, de ciudadanos apostados formando un bloque a las puertas de un centro de votación. Unas veces sentados y otras de pie. La llegada de los antidisturbios se recibía con las manos en alto y gritos como “votaremos” y “fuera las fuerzas de ocupación”. A partir de ahí, las situaciones diferían. En algunas, como en la escuela Àgora de Barcelona, los agentes usan la fuerza sin mediar con los concentrados. Un policía golpea repetidas veces con la porra a un ciudadano que ya está caído en el suelo. En otro vídeo del mismo centro se ve a un ciudadano sangrando por la cabeza mientras que la persona que está grabando la escena grita: "Hay heridos y no nos traen ambulancia".

Imágenes similares se repiten en otros colegios, como en uno de Sant Carles de la Rápita. Los vídeos muestran a guardias civiles sacando a empujones a la gente agolpada en la puerta. Los agentes usan la porra y varios ciudadanos sufren heridas en la cabeza.

En otros centros la actuación de la policía causa menos daños. Los ciudadanos están igualmente sentados o de pie obstaculizando la entrada de los agentes, pero estos los quitan uno a uno sin llegar a usar las porras.

Como ha ocurrido en jornadas anteriores, el abogado Javier Melero, que defiende al exconsejero del Interior Joaquim Forn, se ha desmarcado con una propuesta original: en vez de vídeos grabados en Cataluña en el otoño de 2017, ha pedido que se exhiban grabaciones de cuatro manifestaciones violentas celebradas en diversos lugares de España: imágenes del asalto al Parlament (15 de junio de 2011), la concentración convocada bajo el lema "Rodea el Congreso" (26 de septiembre de 2012), protesta contra la ley mordaza (14 de diciembre de 2014) y las protestas vecinales del barrio burgalés de Gamonal (enero de 2014). En todas ellas se registraron graves enfrentamientos entre los manifestantes y la policía y algunas acabaron con decenas de detenidos. En las imágenes se ve a ciudadanos pateando a agentes, volcando un vehículo o lanzando adoquines a la policía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información