Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El afán por evitar recursos ralentiza la prueba documental del juicio del ‘procés’

El tribunal informará este martes de qué archivos admite y cuáles se van a exhibir en la Sala

Los magistrados Martínez Arrieta, Marchena y Berdugo, durane el juicio del procés.
Los magistrados Martínez Arrieta, Marchena y Berdugo, durane el juicio del procés.

Desde que empezó el juicio del procés, el tribunal se ha afanado en cubrirse las espaldas ante el previsible recurso de las defensas de los líderes independentistas en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Por eso ha puesto empeño en cumplir con ortodoxia todos los trámites procesales, incluídos algunos que la práctica ha ido aligerando por puro pragmatismo. Esta obsesión por blindar las garantías del proceso para evitar sustos en Estrasburgo, a punto ha estado de eternizar la fase documental del juicio con la lectura completa de todas las pruebas (centenares) que las partes quieren que el tribunal tenga en cuenta para dictar sentencia.

La sesión de este lunes estaba llamada a empezar el visionado de los vídeos solicitados como prueba por las acusación y las defensas y que han acaparado protagonismo en lo que va de juicio por la petición insistente de los abogados de poder exhibir esas grabaciones durante las declaraciones de los testigos y comparar lo que estos decían con lo que realmente sucedió. Sin embargo, la jornada 47 se ha convertido en una tediosa enumeración de los documentos de todo tipo (tuits, atestados, cartas, entrevistas, resoluciones judiciales…) que las acusaciones y las defensas quieren que el tribunal valore en su deliberación. Tras cinco horas de sesión, no dio tiempo a poner ningún vídeo ni a mostrar documento alguno y el tribunal aparcó hasta este martes la decisión de qué pruebas se dan por admitidas, qué documentos se dan por conocidos y cuáles se muestran en la sala.

Las acusaciones y las defensas tenían que concretar al principio de la sesión qué documentos querían el tribunal valore como prueba Un trámite que a menudo se resuelve remitiéndose sin más a las peticiones que ya han registrado por escrito ante el tribunal. Pero la primera en tomar la palabra, la fiscal Consuelo Madrigal, optó por citar expresamente una parte de las pruebas pedidas por el ministerio público. Su exposición, de más de media hora, creó confusión: algunos abogados entendieron que estaba renunciando a todo lo que no citaba y, aunque la fiscal aseguró que no renunciaba a nada, las defensas vieron abierta una puerta a impugnar parte de la prueba documental de la Fiscalía. El tribunal decidirá este martes quién gana esta partida.

La abogada del Estado, Rosa María Seoane, la siguiente en tomar la palabra, intentó reconducir la jornada y evitar la lectura de la relación de documentos, pero consiguió el efecto contrario: el presidente, Manuel Marchena, le conminó a leer en público el listado, de 92 folios. Una hora y diez minutos después, cuando Marchena decretó el receso habitual de media mañana, Seoane no había leído ni 30, lo que abocaba la sesión a, al menos, dos horas y media más de lectura pública del listado de pruebas de la Abogacía y a repetir el mismo trámite con el resto de las partes. Los abogados mostraron durante el descanso su sorpresa por la decisión del tribunal, pero la mayoría eran reticentes a dar por conocido motu proprio los listados de las acusaciones. Solo la decisión de Javier Melero, el letrado del exconsejero Joaquim Forn, de acortar este trámite a la vuelta del descanso explicando al tribunal su disposición a darse por enterado del listado de la Abogacía sin necesidad de escucharlo entero, permitió desbloquear a situación con el visto bueno del resto de las partes.

Superada esta casilla, se abrió otra farragosa, pero que se resolvió con más agilidad: las defensas impugnaron algunas de las pruebas presentadas por la Fiscalía y, en algunos casos, la relación completa de la abogacía del Estado, por entender que tenía que haberla registrado antes del juicio. De nuevo fue Melero el más original: “Esta defensa considera que todos los documentos de la Fiscalía son duplex, le sirven a las acusaciones pero también a las defensas. Creemos que todos apuntalan la tesis de las defensas y no impugnamos ninguno”.Su tesis es que no hay rebelión y los vídeos, vengan de un lado o de otro, no van a revelar lo contrario.

Ya en la sesión de la tarde, las defensas concretaron, unos con más detalle y otros con menos, qué pruebas querían que fueran valoradas por el tribunal. Los magistrados contestarán este martes. En su respuesta, previsiblemente, buscarán blindarse ante el posible recurso a Europa pero sin eternizar las últimas semanas del juicio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información