Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez respalda a sus ministros: “Todos cumplen sus obligaciones fiscales legalmente”

Casado cree que los argumentos del presidente del Gobierno son "falsos e incoherentes"

Pedro Sánchez habla con Carmen Calvo antes de su intervención este miércoles en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez habla con Carmen Calvo antes de su intervención este miércoles en el Congreso de los Diputados. Europa Press

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha respaldado de forma firme en su última comparecencia de esta legislatura en el Congreso el comportamiento de los miembros de su Gabinete, cuestionados por el PP por haber usado “sociedades instrumentales para comprar viviendas o gestionar su patrimonio para pagar menos impuestos”. 

El líder del PSOE comenzó la sesión recordando que la regeneración fue uno de los compromisos adquiridos hace ocho meses en el debate de la moción de censura para expulsar a Mariano Rajoy de un Gobierno “anegado de casos de corrupción". Y enfatizó que “la ejemplaridad” se fijó entonces como un “estándar” obligado para el diseño del nuevo equipo del Consejo de Ministros. Fue ahí cuando subrayó que todos los miembros del Gobierno tienen su "plena confianza" y agregó: “Todos cumplen los criterios de ejemplaridad que nos impusimos”.

Pedro Sánchez estructuró ese apoyo a todos los ministros y miembros del Gobierno cuestionados por el PP en cuatro apartados: primero señaló que “todos los ministros cumplen sus obligaciones fiscales” y con transparencia porque considera esa condición como “indisociable para la vuelta de la confianza” de los españoles; luego añadió que “todos han utilizado figuras legales en su gestión de la renta y del patrimonio”; que lo hicieron para gestionar precisamente su patrimonio “y no para enriquecerse”; y, finalmente, concedió que cuando no se cumplieron esas condiciones su Ejecutivo sí actuó “con responsabilidad, sin excusas y con ejemplaridad”.

El líder del PP, Pablo Casado rechazó en su réplica esos argumentos sobre la regeneración democrática esgrimidos por Sánchez y los consideró falsos e incoherentes con el baremo marcado por el propio líder del PSOE. Según el presidente popular, Sánchez afirmó antes de llegar a La Moncloa que nunca mantendría a un miembro de su ejecutiva que tuviera sociedades para enriquecerse.

Casado enumeró ahí los casos de los exministros de Cultura, Máxim Huerta, y de Sanidad, Carmen Montón, pero incluyó también en la ristra otros casos diferentes, como los de la titular de Justicia, Dolores Delgado, por sus relaciones y conversaciones polémicas con el excomisario José Manuel Villarejo; los de las ministras de Educación, Isabel Celaá, y de Economía, Nadia Calviño, por cómo han comprado sus viviendas; o el del responsable de Exteriores, Josep Borrell, por la venta de acciones que poseía en la multinacional Abengoa, de la que fue miembro de su consejo de administración. Y achacó a Sánchez que emplee a sus ministros como "escudos humanos" para no asumir su propia responsabilidad: "La ejemplaridad tiene que aplicársela usted mismo".

Fue en ese pasaje cuando el líder del PP miró para Andalucía y la anterior etapa de gobierno en esa comunidad intentando relacionar a Sánchez con el escándalo de los ERE: "Intenta dar lecciones de honestidad y tiene los peores casos en la Junta de Andalucía, donde ya hemos puesto en marcha una comisión contra el fraude y la corrupción para poner luz sobre los 500 ex altos cargos de la izquierda que pueden alcanzar 5.000 millones defraudados".

El dirigente popular destacó también la contradicción entre la afirmación inicial de Sánchez de que venía a regenerar la vida pública y la ejemplaridad con la situación de su Gabinete, en el que afirmó que sigue sosteniendo a siete miembros, entre ministros y secretarios de Estado, envueltos en escándalos.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, en la diana de esas acusaciones de Casado, le reprochó sus "maledicencias y comentarios sin fundamento" dentro de un debate en el que estaban también cuestiones como el Brexit o la situación crítica en Venezuela. En esa línea de lamentar la desconexión entre lo que interesa a los ciudadanos y lo que se discute a veces en el Congreso, como las "tesis, másteres, libros o titulaciones universitarias exprés" de algunos políticos, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, apuntó contra Casado por focalizar parte de la sesión en ese asunto cuando tiene la "trastienda dudosa" y le rememoró el dicho popular: "Le dijo la sartén al cazo".

El candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, prefirió llevar el debate de la regeneración hacia los nombramientos políticos de Sánchez en organismos y entes públicos. Y en eso consideró que no se ha producido "ni un avance" y aportó las pruebas de los nombramientos de la nueva directora de RTVE y la paralización de la renovación de su Consejo de Administración o la designación del socialista Félix Tezanos, miembro de su ejecutiva, como presidente del CIS y responsable de las encuestas en ese organismo público. Rivera se comprometió a activar el concurso de RTVE y a nombrar en el CIS y otros entes a personas con criterios de "mérito y capacidad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información