_
_
_
_
_

Marruecos refuerza los “puntos débiles” de su valla con Ceuta y Melilla

Rabat inició hace tres meses el levantamiento de más alambradas para luchar contra la emigración ilegal

Francisco Peregil
Valla fronteriza de Ceuta con Marruecos en una imagen del pasado noviembre.
Valla fronteriza de Ceuta con Marruecos en una imagen del pasado noviembre.Marcos Moreno

Marruecos inició hace tres meses obras de refuerzo en las zonas más vulnerables de su territorio fronterizo con Ceuta y Melilla. “Hace dos años que venimos haciendo mantenimiento en la frontera. Durante ese tiempo, hemos detectado algunos puntos débiles y hemos decidido reforzarlos”, señaló una fuente autorizada marroquí. A la pregunta de si ese refuerzo se ha efectuado con concertinas, la citada fuente señala que las cuchillas siempre han estado ahí, “no son novedad”.

Desde el Ministerio del Interior español, dirigido por Fernando Grande-Marlaska, indicaron este miércoles que, en función de la información que le facilitó en su día Marruecos, las concertinas del lado marroquí se instalaron para cercar varios puestos de vigilancia con los que cuenta Marruecos frente a Ceuta y Melilla. “Son alambradas que se limitan a rodear los campamentos de los gendarmes y vigilantes marroquíes”, insistió un portavoz del Ministerio español mediante conversación telefónica. “Son concertinas de protección de esos acuartelamientos, para evitarlas basta rodear los campamentos de vigilancia”, añadió.

Por su parte, desde Rabat una fuente marroquí próxima a la operación de refuerzo de la frontera indicó: “Nosotros hemos emprendido nuestras obras al margen de lo que vaya a hacer España con las concertinas”, en alusión a la promesa de Grande-Marlaska de estudiar cómo reemplazar las cuchillas de Ceuta y Melilla por un sistema menos cruento.

Las concertinas en España han generado grandes debates desde que fueron instaladas en 2005 por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El Gobierno socialista las retiró en 2007 y fueron recuperadas por el de Mariano Rajoy en 2013. Por su parte, el ministro Grande-Marlaska, solo una semana después de llegar al Gobierno, anunció su intención de sustituirlas: “Estoy convencido, y para eso he encargado un informe al respecto, de que se puede garantizar la misma seguridad en fronteras con medios menos cruentos”, aseguró.

Pero el ministro se vio obligado a matizar su anuncio durante la visita que realizó en junio de 2018 a su homólogo marroquí, Abdeluafi Laftit: “Esta es una cuestión de fronteras. Y afecta a dos países”, precisó Grande-Marlaska. Se tienen que convenir las condiciones de seguridad de las dos fronteras entre los dos países”.

El arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, quien viene socorriendo desde 2007 a miles de emigrantes que acuden a la catedral de Tánger en busca de refugio, de comida y de ropa, indicó a este periódico que desconocía si Marruecos había instalado más alambradas de cuchillas en los últimos meses. Agrelo lamentó “el silencio informativo” que existe en torno a la situación de los emigrantes que tratan de cruzar la frontera. “El silencio es un modo poco honesto de enfrentar el problema de la inmigración. Mantener ese silencio es hacer la guerra contra los emigrantes, que a fin y al cabo solo buscan mejorar su vida”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La UE se comprometió a otorgar a Marruecos una ayuda puntual de 140 millones de euros para luchar contra la inmigración ilegal. Rabat solo ha recibido hasta ahora 40 millones y aspira a que esa partida abra una vía de ayuda permanente en los próximos años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Francisco Peregil
Redactor de la sección Internacional. Comenzó en El País en 1989 y ha desempeñado coberturas en países como Venezuela, Haití, Libia, Irak y Afganistán. Ha sido corresponsal en Buenos Aires para Sudamérica y corresponsal para el Magreb. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_