Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección del PSOE en Madrid teme un voto de castigo al candidato de Sánchez

Miembros de la ejecutiva regional creen que el presidente del Gobierno no debe acudir a la presentación de Pepu Hernández, según expresaron en su reunión de esta semana

La estupefacción por la apuesta indisimulada de Pedro Sánchez por Pepu Hernández como el candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid ha dado paso a un malestar y frialdad crecientes. La ejecutiva regional, con mayoría de afines al presidente del Gobierno, reaccionó dividida a la predisposición por el independiente ante el temor de que eso afecte a la imagen de neutralidad de las primarias de las que saldrá el candidato. También hubo partidarios de que Sánchez no acuda este domingo a la presentación de Hernández. Los nervios por la confección de las listas, por primera vez abiertas, enrarecen aún más el ambiente.

Pepu Hernández, en un foro. En vídeo, Pepu Hernández, el fichaje de Sánchez para la Alcaldía de Madrid.

La maniobra más personal, y para muchos dirigentes socialistas también la más arriesgada, que Sánchez ha tomado en el PSOE desde que es el presidente del Gobierno amenaza con convertirse en un voto de castigo. El beneficiado sería Manuel de la Rocha, un histórico del partido que, pese a pertenecer a la corriente minoritaria de Izquierda Socialista, concentraría a los críticos con la condición de candidato oficialista de Pepu Hernández. “En todas las primarias, siempre un candidato juega a posicionarse como el candidato de las bases y a que el otro quede como el candidato del aparato. En este caso, De la Rocha maniobra para eso”, afirman en la dirección de Madrid.

Un tercer actor, Chema Dávila, responsable de la agrupación de Centro de Madrid, se sumó ayer al proceso, que requiere unos 600 avales para presentarse. Las primarias se resolverán el 9 de marzo si no hay segunda vuelta. Esto es, apenas dos meses y medio antes de las elecciones municipales del 26 de mayo.

Aunque las direcciones federal y autonómica estarán detrás del fichaje estrella de Sánchez en las primarias, cuadros socialistas entre los que se encuentran partidarios de Sánchez no ocultan su preocupación por un rechazo elevado o incluso la derrota del favorito. Como precedente, ahí está la derrota de Trinidad Jiménez frente a Tomás Gómez en 2010 pese a contar con el padrinazgo del entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, en las primarias para ser la alternativa a Esperanza Aguirre.

Las distancias de parte de la dirección de Madrid con el apoyo explícito a Hernández fueron el aspecto más relevante de su reunión del miércoles. Formada por 50 miembros que representan a todas las familias de una federación con fama de convulsa, solo acudieron una treintena y la decena de voces que intervinieron coincidieron, según fuentes presentes, en que Sánchez no debía asistir este domingo a la presentación de Hernández en el Teatro La Latina. Con aforo para 900 personas, secretarios generales de las 22 agrupaciones en la capital y de otros municipios ya han recibido llamadas para contribuir con una movilización acorde a la que se espera para el favorito del presidente del Gobierno y líder del PSOE. Adriana Lastra, vice secretaria general de los socialistas, insistió ayer en que el proceso será “modélico y neutral”.

Resquemor

Las muestras de apoyo efectuadas por Sánchez desde México, donde se encuentra de viaje oficial, no mejoraron la situación. “No se olvide que soy afiliado del PSOE en Madrid y que, por tanto, votaré en ese proceso de primarias. Y adelanto que votaré, lógicamente, por Pepu Hernández”, afirmó. Sin embargo, el presidente no podrá hacerlo porque pertenece a la agrupación de Pozuelo de Alarcón, en la periferia de la capital. El resquemor en la federación de Sánchez se acrecienta por el hecho de que, por primera vez, la dirección del PSOE ha optado por dos independientes como cabezas de lista al Ayuntamiento y la Comunidad. Sus partidarios recuerdan que la opción de Hernández se produce tras la negativa de dirigentes como Alfredo Pérez Rubalcaba o Cristina Narbona, entre otros. También destacan su condición de revulsivo.

Otra diferencia, apuntan en la dirección regional, es que nadie pone en duda el vínculo de Ángel Gabilondo con un partido con el que ha sido ministro de Educación y candidato a la presidencia de Madrid en 2015. El perfil de Gabilondo se asemeja al de Margarita Robles. Tras dos décadas alejada de la política, la actual ministra de Defensa aceptó ir como número dos por Madrid en las generales de 2016. Más recelo causó Irene Lozano: la exdirigente de UPyD, sumamente crítica con los socialistas, fue número cuatro por Madrid en las generales de diciembre de 2015. Lozano renunció a repetir en las listas meses después. Sánchez la ha recuperado al frente de España Global.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >