Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los separatistas apoyan la senda de déficit pero avisan de que es un “último gesto” al Gobierno

ERC y PDeCAT aseguran que no habrá presupuestos si Sánchez no presenta una propuesta de referéndum

Joan Tardá y Carles Campuzano en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Jaime Villanueva (EL PAÍS) / VÍDEO: Declaraciones de María Jesús Montero y Carles Campuzano EUROPA PRESS

La mayoría parlamentaria que apoya al Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado la senda de déficit presupuestaria de 1,8% para 2019 por 176 votos a favor y 168 en contra. Se trata de un gesto simbólico de los independentistas, ya que la próxima semana el PP aprovechará su mayoría absoluta en el Senado para anular ese límite de déficit, pero tiene un sentido político relacionado con sus demandas de referéndum para Cataluña. El sí de hoy no significa que los independentistas vayan a apoyar los Presupuestos, ha avisado el PdECAT, en tanto que ERC ha advertido de que quizá esta sea la última oportunidad de diálogo con el secesionismo catalán para que mantenga su respaldo al Gobierno. El gesto se ha producido poco antes de la reunión que mantendrán Sánchez y miembros de su Gabinete con el Govern, encabezado por su presidente, Quim Torra.

La senda de déficit que ha defendido la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha salido adelante en la última votación parlamentaria de este año con el apoyo del PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV, PDeCAT, Compromís y Nueva Canarias. En contra han votado el PP, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias y Coalición Canarias. También Bildu, que se ha opuesto porque el Gobierno no se ha dirigido a ellos.

Unidos Podemos y el PNV han apoyado la iniciativa por razones estrictamente económicas ya que el apoyo a esta nueva senda de déficit servirá para inyectar casi 6.000 millones de euros a los próximos Presupuestos, Esta razón ha sido esgrimida por los representantes de ERC y el PDeCAT, además del PSOE, pero los grupos nacionalistas han sido claros y no han utilizado subterfugios para explicar el porqué de su posición: su voto favorable tiene relación directa con sus demandas independentistas y no significa que vayan a aprobar los Presupuestos. Tal respaldo solo se producirá “si el Gobierno hace una propuesta a Cataluña que no sea la de un Estatuto”.

Así de explícito ha sido el portavoz de Presupuestos del PdECAT, Ferran Bel, a sabiendas de que precisamente la elaboración de un nuevo estatuto de autonomía para Cataluña es la salida que ve Sánchez a la grave crisis política e institucional.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no ha aludido al conflicto catalán en su defensa de la senda del déficit,  “una senda que mira a la cara a nuestros compatriotas”, ha señalado, que se adecúa “al cumplimiento de la estabilidad" y provee de recursos para tener más capacidad de gasto. Montero ha ido desgranando en qué consistían esos recursos, casi ministerio por ministerio, mencionando además las transferencias a las comunidades autónomas. A Cataluña irían 470 millones de euros.

“Sé que estos argumentos no servirán al bloque radicalizado que no tiene la altura de miras que la situación de España requiere”, ha proseguido la ministra, que sitúa en ese bloque al PP y  Ciudadanos, formaciones que han votado en contra de la iniciativa al considerar que supondrá más déficit y más deuda, lo que ha negado con fuerza la portavoz socialista, Patricia Blanquer.

La última palabra la tiene el Senado. Una reforma del Gobierno del PP en 2015 introdujo como medida excepcional que la senda de déficit se aprueba definitivamente en la Cámara alta sin tener que volver al Congreso, por lo que no cabe pensar que la iniciativa debatida hoy vaya a seguir adelante. Esta situación cambiará si prospera una modificación de esa norma y, como el resto de las leyes, también la que regula los objetivos de estabilidad presupuestarios acabe en el Congreso. Pero eso no será inmediato.

Esta modificación, impulsada por el PSOE y Unidos Podemos, además de los grupos nacionalistas, está en marcha, pero su trámitación no va rápida, por lo que no parece que vaya a dar tiempo a aprobar la senda aprobada este jueves en el Congreso. El Gobierno deberá utilizar la que marcó el Ejecutivo del PP. Las medidas aprobadas hoy serán rechazadas el próximo día 27 por el Senado.

En enero el Gobierno dará el siguiente paso: tratar de convencer a los independentistas de que negocien los Presupuestos, pero ya con la senda de déficit que aprobó Mariano Rajoy.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información