Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno desoye a Valencia e insiste en que Libia se haga cargo de los migrantes del pesquero

La vicepresidenta del Ejecutivo valenciano reitera su ofrecimiento para acoger a los rescatados porque la mar "no es un sitio donde morir"

Los 12 migrantes rescatados en alta mar, en aguas internacionales, el pasado día 22, por el pesquero Nuestra Madre Loreto, con base en Santa Pola (Alicante). En vídeo, declaraciones de Josep Borrell.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha señalado este miércoles que el Ejecutivo español continúa realizando intensas gestiones diplomáticas para resolver la situación del pesquero español Nuestra Madre Loreto, que el pasado jueves recogió a 12 migrantes en aguas próximas a las costas libias. El Gobierno está informado de la situación del barco través de Salvamento Marítimo Español y realiza gestiones ante los gobiernos de Italia y Malta con el fin de favorecer una solución alternativa.

En Valencia, el delegado del Gobierno en esa comunidad autónoma, Juan Carlos Fulgencio, ha reconocido que pese al intenso trabajo del Ejecutivo, las negociaciones con el Gobierno de Trípoli  "avanzan con lentitud para lo que es el deseo de España". La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha reiterado la disposición de la Generalitat Valenciana a acoger a los migrantes rescatados.

El rescate de los 12 migrantes libios se produjo en torno a las ocho de la tarde del pasado 22 de noviembre, cuando una patrullera del país norteafricano localizó dos pateras que se encontraban próximas al pesquero Nuestra Madre Loreto. Tres de los inmigrantes subieron a bordo por sus propios medios mientras el resto se tiró al agua. La patrullera se llevó hasta la costa a las personas que continuaban en las pateras y dejó en el agua a los que se habían tirado, que fueron rescatados por el pesquero alicantino.

Fulgencio ha insistido en que España "no puede plantearse cualquier otra opción" que no sea la acogida en Libia de estos migrantes, "porque se trata de un rescate en alta mar, hablamos de náufragos, y las leyes marítimas señalan que han de ir a un puerto seguro en la zona de afectación del país, en este caso Libia".

El delegado del Gobierno asegura que "entiende perfectamente" el ofrecimiento de "miembros del Gobierno valenciano" pero "lo que ha de hacer el Gobierno de España es cumplir la normativa internacional y la situación es la que es".

Mónica Oltra, número dos del Gobierno valenciano, ha defendido que la mar "no es un sitio donde morir" e insiste en que lo lógico "sería que fueran al puerto más próximo". Pero como ese escenario "no se está dando porque hay gobiernos de la UE que están mostrando la peor cara del ser humano y de la política", ha concluido: "Nosotros ofrecemos un lugar de acogida".

Oltra asegura que hay muchas ONG que están dispuestas, igual que sucedió con el barco Aquarius; a dar la bienvenida a estas personas que han huido del terror. "Tienen que llegar a un puerto y la solución seria que los países que están más cerca no dieran la espalda al derecho humanitario. No siendo así, nos ofrecemos para acogerlos, pero el Gobierno de España tiene más margen con sus fragatas del Ejército para rescatarlos si peligran las vidas de la tripulación y los inmigrantes". La vicepresidenta apunta que está esperando a que, si no hay respuesta de otros puertos más próximos al pesquero de Santa Pola, "el Gobierno español ponga a salvo a las personas que viajan en él".

Cansancio a bordo

En el mar, el viento amaina pero el cansancio está haciendo mella en la tripulación del Nuestra Madre Loreto. El pesquero superó la madrugada de este miércoles entre olas de hasta cuatro metros. Su segundo patrón, Vicente Sampere, pasó la noche de guardia capeando el temporal. "Tuvimos que alejarnos un poco del punto en el que estábamos hacia Lampedusa, pero ahora estamos a 93 millas de Libia, siete millas más cerca que ayer. Y aquí seguimos esperando sin saber nada", ha contado Sampere a este periódico.

Los migrantes rescatados consiguieron dormir. "Amontonados en el pasillo. Somos un barco pequeño, no crean que esto es un transatlántico. No tenemos médico ni nada", puntualiza el patrón.

Sampere se resigna a entregar a los náufragos a una patrullera libia si finalmente esa es la salida que el Gobierno de España da a los rescatados, pero advierte: "Si la situación se pone tensa, si los chicos se rebelan o se tiran al agua tendremos que irnos. No sé a dónde ni si nos dispararán, pero nos vamos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información