Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez descarta presentar sus Presupuestos sin apoyo y gobernará mediante decretos leyes

El presidente asegura en Guatemala que los grupos tendrán que explicar su rechazo a la recuperación del Estado de bienestar

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa en Antigua (Guatemala). EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confía en tener apoyo suficiente en el Congreso para sacar su proyecto presupuestario, pero si no lo logra, en diciembre no presentará la cuentas y optará por modificaciones presupuestarias mediante decretos leyes para llevar a cabo las iniciativas sociales del Ejecutivo “cuanto antes”. “No vamos a marear a los españoles”, ha asegurado este viernes en Antigua (Guatemala), en su comparecencia posterior a la Cumbre Iberoamericana, descartando escenografías superfluas.

Sánchez quiere cumplir con el calendario para tener la propuesta lista en diciembre, y “no esperar hasta abril como hizo el Gobierno anterior. Así de sencillo”. Ha asegurado que su gabinete “trabaja para resolver los problemas de los españoles” y ha definido su proyecto presupuestario, que pactó con Unidos Podemos, como “cargado de sentido común” para restaurar el Estado del bienestar y regenerar la vida democrática: “Ese es el mandato que tenemos y en eso está el Gobierno”.

“Si el poder legislativo no hace sus deberes y no apoya el proyecto, el Gobierno, a través de modificaciones presupuestarias, tendrá que hacer su vía”, ha defendido, advirtiendo que "cuando lleguen las elecciones, los españoles tendrán que decidir quiénes han estado trabajando por resolver sus problemas y quiénes han estado bloqueando". Sánchez ha descartado someterse a una cuestión de confianza en el caso de fracasar en su intento de aprobar los Presupuestos: "La moción de confianza va a ser cuando lleguen las elecciones, y ahí vamos a medir la confianza que tiene cada cual ante los españoles", ha despejado.

En el caso de recibir el apoyo, al tener las limitaciones presupuestarias marcadas por el Gobierno anterior, ha admitido que su Ejecutivo no va a poder llevar adelante todos su proyectos, pero optará por sus prioridades "más importantes", como la sanidad, el mantenimiento de las pensiones, la subida del salario mínimo interprofesional, recuperar el subsidio para los desempleados de más de 52 años, recuperar la cotización para la seguridad social de los cuidadores no profesionales, la educación y la sanidad. "Los españoles se merecen unos buenos Presupuestos, pero si no es posible, el Gobierno cogerá lo que considere que es importante y lo llevará mediante decretos leyes", ha insistido.

Ante la posibilidad de que Unidos Podemos, su principal socio de Gobierno, y otros de los grupos que facilitaron su llegada a la Moncloa no lo acompañen en el proyecto presupuestario, Sánchez ha derivado las responsabilidades: “Si los grupos rechazan la subida del salario mínimo, serán ellos quienes expliquen”. “Si el poder legislativo bloquea esas iniciativas, tendrá que explicarlo, cada grupo tendrá que posicionarse”, ha insistido. Con todo, ha asegurado que el Gobierno mantiene abiertas las negociaciones con el PNV “y otras formaciones”, aunque no ha entrado en detalles: “Lo mejor en toda negociación es ser discreto”.

Sí ha querido dejar claro que el Gobierno no está negociando con los grupos ha abierto todavía ninguna negociación con las fuerzas soberanistas en el Congreso, ERC y PDeCAT, que tratan de supeditar su apoyo a la situación de los políticos presos por quebrantar el ordenamiento jurídico para la secesión de Cataluña. “Lo que están haciendo es negarse a hablar de los Presupuestos. Si quieren hablar de cómo mejorar los Presupuestos, estamos dispuestos a sentarnos; si buscan un cambio de posición en el Poder Judicial, que saben que es imposible, no tenemos de qué hablar. Sobre otras cuestiones no hay espacio”, ha aseverado.

En defensa de Calviño

Por otra parte, Sánchez ha salido en defensa de la ministra de Economía, Nadia Calviño, por la supuesta compra de una vivienda a través de una sociedad con testaferros. Calviño ha sido clara en sus explicaciones, según el presidente, que ha asegurado que "todo lo demás es ruido, honestamente". "La oposición ha renunciado a hacer política, está en la gesticulación y en el ruido, en los ataques ad hominem a personas de reconocido prestigio que han dejado su zona de confort profesional y dedicarse a la cosa pública por su país", ha manifestado. "Calviño tiene un prestigio europeo intachable y ella, como de todas las personas que han sido atacadas, tengo una opinión extraordinaria", ha añadido.

El presidente del Gobierno ha cerrado este viernes su estancia en Antigua (Guatemala) con esta comparecencia ante los medios. En ella ha realizado un balance de la que ha sido su primera participación en una Cumbre Iberoamericana, y en la que, junto al Rey, ha protagonizado varios encuentros con presidentes de América Latina y ha tenido intervenciones tanto en el Encuentro Empresarial Iberoamericano, celebrado el jueves, como en la propia Cumbre Iberoamericana que ha clausurado este viernes su XXVI edición. Sánchez ha aprovechado su presencia en Antigua para proyectar su imagen en la región como el presidente de un país con un Gobierno con sensibilidad social y de género que quiere aportar valores y que considera que la democracia es “una alternativa de esperanza” frente al repliegue nacional que se está produciendo “en buena parte del mundo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información