Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suiza bloqueó cuatro cuentas por la venta de armas españolas a Arabia Saudí

Las autoridades helvéticas rechazaron en septiembre la pretensión del empresario titular de los depósitos bancarios de no enviar información sobre las mismas a España

Manifestación en 2017 en Getxo contra la exportación de armas a Arabia Saudí. En vídeo, el príncipe heredero saudí, sobre el caso Khashoggi: "La justicia prevalecerá" ATLAS

Las autoridades suizas bloquearon en agosto de 2017 cuatro cuentas bancarias vinculadas al supuesto cobro de comisiones ilegales por la venta de armas de la empresa pública española Defex al Gobierno de Arabia Saudí. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata solicitó la medida tras detectar que un implicado en la trama de corrupción había movido fondos de las operaciones fraudulentas a través de entidades con sede en el país helvético.

La primera comisión rogatoria de la Audiencia Nacional sobre estas cuentas fue remitida por el magistrado español en octubre de 2016, dos años después de que iniciara la investigación sobre las presuntas irregularidades en los contratos de Defex —participada al 51% por el Estado— y cuando ya había hecho dos solicitudes de colaboración a las autoridades helvéticas dentro del mismo sumario. Inicialmente, el caso se había centrado en la venta de material policial a Angola con un sobrecoste millonario que sirvió para pagar sobornos a altos cargos del país africano y sus familiares y para que los directivos de la compañía se repartieran comisiones ilegales.

En aquella petición de octubre, el juez De la Mata pedía información sobre las cuentas abiertas en cinco entidades financieras de Suiza por uno de los principales implicados —no identificado en los documentos judiciales suizos a los que ha tenido acceso EL PAÍS— y una de sus empresas a partir del 1 de enero de 2005 ante la sospecha de que podían tener relación con contratos fraudulentos de exportación de material bélico a Arabia Saudí y Camerún. Las gestiones de la fiscalía del cantón de Ginebra permitieron detectar varios depósitos bancarios en, al menos, uno de los bancos y así se lo comunicó al magistrado. El 8 de junio de 2017 España solicitó a las autoridades suizas que los fondos de esas cuentas fueron “congelados” y se facilitara a la Audiencia Nacional diversa información sobre los mismos.

La respuesta suiza llegó el 31 de agosto de ese año. La fiscalía ginebrina ordenó a la entidad bancaria a la que había solicitado información que bloquease las cuatro cuentas relacionadas con el empresario investigado. Se trataba de un depósito abierto a su nombre, otros dos al de sendas empresas en las que él aparecía como fideicomisario y una cuarta de una segunda persona relacionada también con él. Además, le reclamó abundante documentación sobre dichas cuentas para remitírsela a la justicia española.

El bloqueo fue comunicado por las autoridades suizas al empresario, que el pasado 6 de junio inició una batalla legal para levantar el embargo y, sobre todo, impedir que Suiza hiciera llegar la documentación intervenida a la justicia española. Alegaba que se había violado el secreto bancario y que las autoridades helvéticas iban a enviar documentación de un período temporal más amplio que el que el juez De la Mata había solicitado en un primer momento. El magistrado español había pedido datos del periodo 2005-2014, pero las gestiones de las autoridades suizas permitieron remontarse más atrás al detectar movimientos sospechosos desde los años noventa. El pasado 20 de septiembre, el Tribunal Penal Federal suizo rechazó las pretensiones del empresario investigado y autorizó el envío de información a la Audiencia Nacional.

Toda esa información se incorporará a la pieza separada en la que el juez De la Mata investiga al menos 16 contratos de Defex para la venta de armas o material policial al Gobierno de Arabia Saudí desde 1992 a 2014. Como empresa pública, Defex obtenía las autorizaciones necesarias para exportar material bélico y gestionar contratos millonarios que reflejaban sobrecostes con los que pagar los sobornos y embolsarse comisiones gracias a una “compleja constelación” de sociedades, como la describen las autoridades suizas en un documento judicial.

La investigación de las autoridades helvéticas ha permitido localizar información sobre un contrato de suministro de munición que se firmó con un representante del país árabe por un valor de 19 millones de euros cuando su valor real era de 14,5 millones. También ha permitido detectar el pago de 7,6 millones de euros a una empresa saudí por unos trabajos ficticios. Todo ello mediante cuentas en Suiza. En otras cinco operaciones comerciales en Arabia Saudí Defex realizó pagos por más de 60,7 millones de euros durante más de una década (entre 1992 y 2004) a una empresa llamada Peninsula Inc Ltd, domiciliada en Islas Caimán, un paraíso fiscal.

Una empresa helvética para blanquear

La investigación del juez De la Mata revela el papel clave jugado por la empresa suiza Cofinor. El magistrado la describe en uno de sus autos como “una entidad financiera que ejerce la compensación de fondos”, en referencia a un sistema de blanqueo de capitales que permite transferir fondos desde España a cuentas en el extranjero o recuperarlos sin que el dinero viaje físicamente y eludiendo los controles del fisco. Las pesquisas han revelado la intensa actividad que la compañía realizaba para algunos implicados en la trama y el porcentaje que cobraba: un 5% del dinero traspasado. Para uno de los empresarios españoles investigados, Cofinor movió entre 2008 y 2012 cerca de 1,9 millones por este sistema.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información