Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE reanuda la batalla por aprobar sus Presupuestos

Los socialistas van a solicitar este viernes a la Mesa del Congreso la tramitación urgente de la reforma de la ley de estabilidad

El Ejecutivo de Pedro Sánchez no tira la toalla en su pretensión de tener sus propios Presupuestos con un margen extra de 6.000 millones de euros tras la nueva meta de déficit pactada con Bruselas. Para ello ha pedido una reunión extraordinaria de la Mesa del Congreso de los Diputados, que se celebrará esta mañana, en la que los socialistas solicitarán una tramitación urgente de la reforma de la ley de estabilidad presupuestaria. Todo apunta a un nuevo choque institucional.

Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso.
Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso. Europa Press

No hay vuelta atrás en la decisión de la Mesa del Congreso, con la mayoría de los miembros del PP y Ciudadanos, incluida la presidenta, Ana Pastor, de no aceptar el atajo legal para cambiar la ley de estabilidad presupuestaria a través de una enmienda a otra ley. Ese era el plan b de los socialistas para despejar el camino hacia la meta de tener unos Presupuestos lo antes posible. El plan original siempre fue cambiar esa ley, que otorga al Senado, con mayoría absoluta del PP, capacidad de veto sobre el límite de déficit. Los populares ya habían anunciado que votarían en contra, lo que obligaría al Ejecutivo a elaborar unos Presupuestos con el déficit previsto por el Gabinete de Rajoy.

El Gobierno se juega mucho en ese enfrentamiento, según reconocen sin ambages fuentes del Ejecutivo. El PSOE quiere cambiar la norma para hacer posible que el Congreso, con la mayoría formada en torno al Gobierno, marque una senda de déficit que le permita incluir 6.000 millones de euros extra que servirían para aumentar las partidas de tipo social. Del otro lado, PP y Ciudadanos quieren evitar el cambio de la ley para no dar esa baza al Gobierno, aunque la justificación oficial en esas dos formaciones pasa por impedir que pueda incurrirse en más déficit.

Tras el fracaso del ardid legal de usar una enmienda a una ley diferente, los socialistas vuelven al plan inicial: intentar la tramitación por vía de urgencia de la reforma de la norma sobre Estabilidad Presupuestaria. Se trata de acortar plazos para permitir cuanto antes que el Senado pierda su capacidad de veto sobre el límite de déficit.

El problema reside ahora en que la Mesa del Congreso, con los cinco votos del PP y de Ciudadanos frente a los cuatro del PSOE y Podemos, ya decidió en su día rechazar la solicitud de que la tramitación de la ley fuera por la vía de urgencia y en lectura única. Para lo primero la Mesa es competente. Pero no para lo segundo, que sería una decisión correspondiente al pleno del Congreso. Es habitual tras la toma en consideración de una ley en el pleno someter a votación si se tramita por lectura única, un modo de acelerar los trámites, ya que se evita todo el debate en comisión.

Eso se abordará hoy en la Mesa del Congreso, cuya convocatoria extraordinaria pidieron por escrito la vicepresidenta segunda, Micaela Navarro, y el secretario segundo, Juan Luis Gordo, ambos socialistas. El debate se ha explicitado así en el orden del día: “Solicitud de reconsideración del acuerdo de la Mesa de 4 de septiembre en relación con la petición de tramitación directa y en lectura única de la Proposición de Ley de reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera”, presentada por los grupos socialista, Unidos Podemos, ERC, PNV y Mixto. Estos firmantes suman 181 votos, por lo que si la Mesa permite hoy que la petición llegue al pleno, podría salir adelante. El artículo 150 del Reglamento señala que el Pleno del Congreso tiene capacidad para decidir si una ley se aprueba o no por lectura única. Si se autoriza, se abordará en la sesión plenaria del próximo 9 de octubre; a partir de ahí aún pueden aparecer otros obstáculos, según fuentes parlamentarias. Básicamente, la duración de los plazos de enmiendas para tramitar con más rapidez.

Maniobras dilatorias

Sin maniobras dilatorias, la ley tramitada por lectura única suele tener una semana de plazo para presentar enmiendas, que se discuten y votan en el pleno. Pero la previsión de que pudiese haber “maniobras dilatorias”, según expresión de dirigentes socialistas, está muy presente.

Es más, los grupos parlamentarios que apoyan este cambio de la ley se muestran muy escépticos respecto a que hoy la Mesa pueda admitir que se vote en el pleno la tramitación por lectura única. El escándalo estará servido, y los planes presupuestarios del Gobierno sufrirán un fuerte revés.

La oposición quiere jugar duro. El PP y Ciudadanos, a través de la Mesa, tratarán de que la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria siga su curso de forma ordinaria, por lo que la mayoría parlamentaria logrará eliminar el veto del Senado aunque en un plazo demasiado lejano como para cumplir sus previsiones presupuestarias. El Gobierno, mientras tanto, podría avanzar en la preparación de las cuentas negociadas con sus socios, pero a sabiendas de que probablemente se vería obligado a prescindir de 6.000 millones al tener que acogerse a la senda de déficit fijada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Pedro Sánchez lo reiteró este jueves: “Si nos fuerzan a presentar Presupuestos con la senda del PP, lo haremos. Habrá Presupuestos”.

 

Iglesias confía en encontrar una alternativa para tener un nuevo techo de gasto

ANA MARCOS

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, sigue confiado en que su grupo parlamentario y el PSOE encontrarán “mecanismos reglamentarios” para que el Senado no vete el nuevo techo de gasto que permita aprobar los Presupuestos Generales antes de final de año.

“La Mesa del Congreso no podrá seguir boicoteando la reforma para arrebatar al Senado su capacidad de vetar la senda de déficit”, dijo este jueves en una entrevista en la cadena SER. “Encontraremos una alternativa más temprano que tarde”. Iglesias asegura que el camino será sencillo porque considera que Ana Pastor, presidenta de la Cámara baja, “está incómoda con este conflicto”, en referencia al pacto de PP y Ciudadanos para impedir el plan del Gobierno de aprobar la reforma exprés para esquivar el veto del Senado.

Su pragmatismo con Pedro Sánchez, su socio parlamentario, se mantiene aunque el Gobierno pase por su momento más crítico tras la dimisión de dos ministros, la polémica por la tesis del presidente y las dudas que aparecieron el jueves sobre la sociedad con la que Pedro Duque, ministro de Ciencia, gestionó sus dos propiedades.

El líder de Podemos aseguró el jueves que su compromiso con las cuentas “sigue intacto”, aunque su formación reclame la dimisión de la titular de Justicia, Dolores Delgado. “Si la ministra se mantiene en su puesto será un desacuerdo con el Gobierno, pero no vamos a poner en cuestión unas negociaciones que pueden lograr beneficios para la gente”, dijo en la entrevista.

Unidos Podemos y el Gobierno de Pedro Sánchez negocian en siete mesas de trabajo los Presupuestos. El lunes, el grupo confederal presentó un documento con 17 medidas, algunas ya anunciadas, como el impuesto a la banca y el aumento del de sociedades. Dos propuestas que ya han tenido una respuesta favorable desde Hacienda. Proponen, además, introducir un sistema de límites máximos y progresividad en el precio de la luz. Con estas iniciativas pretenden recaudar al menos 10.500 millones de euros.

Más información