Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado reivindica a Aznar y le reconcilia con el PP

"Tengo la sensación de que mi partido me quiere mucho", dice el expresidente, que no fue invitado al congreso del pasado julio para elegir al sucesor de Rajoy

Pablo Casado abraza a José María Aznar antes del inicio de la comisión de investigación de la financiación ilegal del PP. En vídeo, Aznar niega que existiera una caja b en el PP y se desentiende de Gürtel.

Un abrazo ha inaugurado este martes la comisión de investigación por la financiación ilegal del PP. Se lo dio Pablo Casado al compareciente, José María Aznar, para escenificar que el expresidente díscolo —el que dijo que necesitaban “refundarse desde la raíz”, el que les llamó “arrogantes” y renunció a ser presidente de honor del partido para publicitar su alejamiento—, volvía a ser uno de los suyos.

Hace no tanto —era la misma estación del año, verano—, Aznar no fue invitado a la cita más importante del PP, en la que iban a elegir a su próximo presidente, y cuando manifestó su malestar por ello, el presidente del comité organizador, lejos de disculparse, explicó los motivos: “Su desdén al partido”. Previamente, en la campaña para elegir a los candidatos a suceder a Mariano Rajoy, la entonces secretaria general, María Dolores de Cospedal, consciente de que la marca Aznar restaba puntos por su vínculo a los escándalos de corrupción, había sugerido que el expresidente estaba detrás de su rival, Pablo Casado. Ese era el estado de la relación entre las siglas y Aznar.

Pero Casado enmendó este martes a Rajoy reivindicando a su predecesor en el momento más delicado. “Estoy muy orgulloso de Aznar. Esta comisión es un despropósito”, declaró el líder del PP en La Cope antes de acudir a abrazar al expresidente acompañado por la nueva plana mayor del partido: desde el secretario general, Teodoro García, a la portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat. “Ha demostrado su honorabilidad y su legado de cinco millones de empleos en la etapa de mayor relevancia internacional de España”, añadió, al terminar. “Me lo he pasado muy bien”, concluyó el propio Aznar tras más de cuatro horas de interrogatorio sobre financiación ilegal. “Tengo la sensación de que mi partido me quiere mucho”, había dicho dentro, durante su comparecencia para responder a Gabriel Rufián (ERC), que le había recordado otros tiempos, cuando renegaban de él.

“Se ha burlado de todos”

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, que protagonizó el duelo más tenso con Aznar, aseguró que se había “burlado de toda la ciudadanía faltando a la verdad en el Congreso”. “Aznar ha entrado como expresidente y ha salido como jefe de los corruptos", dijo.

“Habrá perdido la memoria, pero no la chulería”, resumió el PSOE tras el interrogatorio en el Congreso. “Lo peor de todo es que con Pablo Casado ha vuelto el aznarismo al PP, y el aznarismo es falta de compromiso en la lucha contra la corrupción y recortes sociales. Una mala noticia”, declaró Rafael Simancas, que le interrogó en la comisión.

Toni Cantó, de Ciudadanos, lamentó su “tono chulesco”. “Habríamos preferido un poquito de humildad, no lecciones. Es el mundo al revés”, declaró en TVE.

Más información