Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ‘black’ del ‘caso máster’: casi 100.000 euros en gastos y retiradas de efectivo

Las cuentas del instituto universitario, manejadas por Álvarez Conde, reflejan cargos en marisquerías y hoteles de lujo, entre otros

Más allá de regalar títulos a políticos, el caso máster revela que el Instituto de Derecho Público, en manos del supuesto cerebro de la trama, Enrique Álvarez Conde, funcionaba sin control de la Universidad Rey Juan Carlos. Eso permitió que se cargaran miles de euros a las tarjetas del centro: se abonaron más de 50.000 euros en restaurantes, viajes y otros gastos; se retiraron casi 35.000 en efectivo; y hubo dos pagos de casi 12.000 en moneda extranjera en oficina, según el sumario.

El catedrático Enrique Álvarez Conde, en los juzgados de Plaza de Castilla.
El catedrático Enrique Álvarez Conde, en los juzgados de Plaza de Castilla.

Los puentes de la Constitución se celebraban por todo lo alto en el Instituto de Derecho Público (IDP) de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid, epicentro del caso máster que ha acabado ya con la carrera de una presidenta regional y de una ministra, y que cerca al líder de la oposición. Por ejemplo, el pasado 8 de diciembre —viernes y festivo en España— se pagaron 260,01 euros con la tarjeta del centro docente en el hotel de lujo Marqués de Riscal, incrustado en el corazón de los viñedos de las bodegas de homónimo nombre, en Elciego (Álava). Una visita al establecimiento diseñado por el famoso arquitecto Frank O. Gehry, autor también del Museo Guggenheim de Bilbao, que solo sirvió de prólogo para otro gasto todavía mayor, al día siguiente: de 397,4 euros en la Hostería San Millán de la Cogolla (La Rioja), alojamiento ubicado en un conjunto Patrimonio de la Humanidad.

Estas son solo dos de cientos de partidas cargadas a las tarjetas y cuentas del IDP, que manejaba el catedrático Enrique Álvarez Conde, considerado el cerebro de la trama. Y que según la universidad, que ha denunciado al profesor por malversación, nadie supervisaba. Unos importes que, al menos, suman cerca de 100.000 euros entre retiradas de efectivo y pagos en restaurantes, viajes, estaciones de servicio y otros gastos, según consta en la documentación aportada por el rectorado a la policía y al juzgado de instrucción número 34 de Madrid, a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Álvarez Conde ordenó al banco que enviara a su casa la correspondencia de esas cuentas, en las que consta como único titular. Y en ellas se suceden los cargos en restaurantes (más de 200), hoteles, gasolineras, agencias de viajes, supermercados, tiendas de ropa y tecnología —como Boggi Milano, Apple Store y El Corte Inglés—. También recibos mensuales de Orange y Telefónica. Y las cuotas de Spotify o, incluso, de Amazon Prime. En total, más de 50.000 euros, según las cifras analizadas por este periódico, que ha intentado reiteradamente, sin éxito, recabar la versión del catedrático. Además, constan cerca de 35.000 euros retirados en efectivo de caja; más de 12.000 en dos pagos en moneda extranjera en oficina; y otra multitud de gastos en taxis —incluido, en periodos no lectivos—.

La URJC ha puesto en marcha una auditoría financiera para comprobar si está justificada toda esta enorme cantidad de pagos "sospechosos", que comprende desde finales de 2012 a principios de 2018. "A falta de analizar con mayor detenimiento toda la documentación, se ha podido apreciar que existen numerosos movimientos de dinero no justificados o explicados bajo conceptos difícilmente relacionados con un centro de formación vinculado a una universidad pública", concluyeron ya los investigadores de la Policía Nacional tras un primer estudio de las cerca de 250 páginas de extractos bancarios aportadas a la causa.

3.500 euros cargados en un mes no lectivo

Julio de 2017 fue un mes provechoso para quien manejó las dos tarjetas del IDP. Según los extractos bancarios, solo en ese periodo —no lectivo— se llegaron a cargar más de 3.500 euros a las cuentas del instituto: entre otros, se pagó 652,7 euros en el hotel V Centenario de Cáceres; 769 euros en el restaurante del hotel Atrio de la misma ciudad; 155,1 euros en el hotel NH Aranzazu de San Sebastián; y casi 500 euros en gasolineras.

Otro de los gastos que ha llamado la atención de los investigadores se produjo en la Semana Santa de 2015, cuando se abonaron 1.025 euros en el Hotel de Londres y de Inglaterra, uno de los más lujosos de San Sebastián. También constan compras en Iberia por miles de euros —hasta 1.500 euros en un solo cargo—; y otra en una empresa de maquinaria de jardinería. El uso “sospechoso” de las tarjetas es limitado en los primeros años y empieza a dispararse en 2015.

El restaurante junto a casa

 "La realización de estos gastos no obedecen indiciariamente a ninguno relacionado con el ejercicio de la docencia, amén de que tampoco se encontraría debidamente contabilizados y presupuestados con la autorización del consejo de gobierno de la URJC", añadía la universidad en su denuncia.

El repaso a los cargos en restaurantes resulta el más llamativo. Además del más numeroso. Uno de los conceptos que más se repite entre los pagos con la tarjeta es "Tanino". Y, justo enfrente del domicilio de Álvarez Conde había un establecimiento con este nombre. También constan abonos en marisquerías, arrocerías, locales especializados en cocidos, cadenas de hamburguesas y restaurantes de comida india y japonesa. Muchos superan los 100 euros y llegan a ascender hasta los 660. Muchos son en fines de semana y periodo no lectivo. Y no todos se hacen en Madrid: hay bastantes en la provincia de Alicante, donde trabaja su pareja —uno, por ejemplo, en Experiencias Delicatessen Elche—; además de en País Vasco, Extremadura o Italia.

Títulos regalados y "dinero público" sin ningún control

J. J. G.

El próximo viernes se cumplen seis meses desde que eldiario.es reveló la primera información del caso máster. Un escándalo que comenzó centrado en Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid, pero que ha adquirido mayor dimensión a medida que se han escudriñado las cuentas y documentación del Instituto de Derecho Público, dirigido por Enrique Álvarez Conde. Carmen Montón, exministra de Sanidad, cayó la pasada semana. Y ahora la causa cerca a Pablo Casado (PP), líder de la oposición, que aguarda a que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre si le imputa por cohecho y prevaricación administrativa. Una decisión que se espera para este mes. Además, estas son otras claves que perfilan el estado actual del caso que ha marcado la actualidad política durante el último año.

Los trabajos de Casado. Las investigaciones periodísticas y judiciales revelaron que un grupo de privilegiados conseguía títulos académicos gracias al trato de favor que recibían en el IDP. Ni iban a clase, ni hacían exámenes, ni entregaban trabajos. Además, les convalidaron multitud de asignaturas. A Casado, por ejemplo, 18 de las 22. Para superar las otras cuatro, según cuenta él, tuvo que entregar sendos trabajos de apenas 90 páginas en total. De ellos, solo ha mostrado las portadas en una rueda de prensa. Nunca ha permitido a los periodistas ojear el contenido. Algo que sí hizo Montón con su Trabajo Fin de Máster (TFM), lo que permitió descubrir que parte había sido plagiado.

Debate político. El estallido del caso máster ha colocado en primera línea del debate público las titulaciones de los políticos. La oposición, con Ciudadanos a la cabeza, ha aprovechado para sembrar dudas sobre la tesis del presidente Pedro Sánchez, que se vio forzado la pasada semana a difundirla. Esta no contiene plagios, según el análisis de los resultados de tres programas anticopia a de los programas —Viper, Turnitin y PlagScan—. Pese a ello, no han cesado las acusaciones de plagio y favoritismo contra el jefe del Gobierno.

Malversación. El día que el profesor Pablo Acosta, nombrado por el rector para hacerse cargo del IDP tras intervenirlo, se plantó ante la policía para relatar las supuestas irregularidades detectadas en las cuentas del instituto, relató que los cientos de miles de euros existentes en las cuentas del centro docente son “dinero público”. Y existía una “absoluta falta de supervisión” por parte de la universidad, según reconoció a la instructora. De hecho, según los extractos bancarios que constan en el sumario, Álvarez Conde también se pagó sobresueldos de entre 10.000 y 22.000 euros al año; y se hizo transferencias a sí mismo y a sus dos hijos —que no tienen relación con la universidad—.

En los tribunales. Hay tres vías judiciales abiertas actualmente. El Supremo debe decidir sobre la imputación de Casado. El juzgado de instrucción número 51 de Madrid lleva la causa principal por el supuesto regalo de títulos. Y el número 34 debe abordar el caso de malversación, después de que el 51 rechazara asumirlo.

Más información