Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont pide a Sánchez que concrete su plan de autogobierno

El expresidente huido en Bélgica ha hablado con Quim Torra antes de su discurso

Carles Puigdemont comparece junto a Artur Mas en Waterloo, este martes.

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha animado este martes a Pedro Sánchez a profundizar en la propuesta de autogobierno que el presidente del Gobierno español esbozó este lunes durante una entrevista en la Cadena SER. "¿Qué dice el nuevo Estatut que propone? Tenemos el compromiso y el deber de escuchar todas las soluciones", ha señalado frente a la denominada Casa de la República de Waterloo. Sánchez se mostró dispuesto ayer a celebrar una votación sobre un nuevo estatuto de autonomía que permita a Cataluña disfrutar de más autogobierno, pero no entró en detalles.

"No podemos pronunciarnos sobre anuncios", ha insistido Puigdemont. El político huido espera que la llegada de Sánchez a La Moncloa sea un revulsivo para desatascar el problema catalán, pero pide políticas diferentes a las del anterior ejecutivo. "Nos gustaría pensar que la receta Sánchez es diferente de la receta Rajoy", ha lanzado. El abismo entre los planes de referéndum de Sánchez y Puigdemont persiste en la terminología. El presidente del Gobierno español habla de una votación para otorgar más autogobierno. Puigdemont sigue hablando de autodeterminación. "Pero eso no impide que si alguien cree que debemos hablar de otras cosas, esté en su libertad de proponerlo. Pero sobre cuestiones concretas. Nuestro plan es concreto y definido. Todo el mundo lo conoce", ha defendido.

Puigdemont se ha mostrado partidario de abrir la vía del diálogo sin descartar ninguna opción, pero cree que Sánchez debe dar un paso de los grandes titulares a la letra pequeña, y especificar las líneas maestras de su propuesta para Cataluña. "Nunca hemos dicho que excluiremos determinados temas de la mesa de negociación. ¿Podemos hablar de todo sin líneas rojas? No pasamos de meros anuncios de momento".

En medio de la controversia desatada por la presencia de lazos amarillos en las calles de Cataluña, Puigdemont no comparte la petición del Defensor del Pueblo a la Generalitat en la que le insta a retirar los símbolos de los edificios públicos. "Recomiendo seguir el consejo del Defensor del Pueblo de Cataluña, que ayer fue muy rotundo: la libertad de expresión debe ser objeto de protección", ha argumentado.

A pocas horas del trascendental discurso de Quim Torra, Puigdemont admitió que ha hablado con el presidente de la Generalitat sobre su intervención, y que departen asiduamente, aunque no ha querido adelantar nada sobre el contenido de sus palabras. "Pido que se le escuche, que haya generosidad de orejas", ha demandado.

El político catalán ha instado al Gobierno español a abrir "un gran pacto para escucharse", y ha insistido en trasladar un mensaje: para abrir una negociación son necesarios detalles, detalles y detalles. "Hay demasiados anuncios que caben en el espacio de un tuit, pero luego no hay desarrollo. Y esta fase ya deberíamos haberla superado dada la trascendencia del conflicto político. ¿Alguien cree que con un anuncio esto se va a resolver?", ha dicho sobre la propuesta de Sánchez de más autogobierno.

Puigdemont ha estado acompañado durante sus declaraciones de Artur Mas, con el que esta tarde se reunirá en la casa de Waterloo. Mas ha dicho que le habría gustado que el encuentro hubiera podido celebrarse en Cataluña en lugar de en la localidad valona, donde Puigdemont vive tras huir de la justicia española hace más de diez meses. Un cara a cara de expresidentes que parecen lejos de sus mejores tiempos. Uno despojado de la presidencia de la Generalitat por la presión de la CUP, y el otro establecido en Bélgica para no ingresar en prisión por su papel en el 1-O y pugnando por mantener su cuota de poder institucional a casi 1.500 kilómetros de distancia de la capital catalana.

Más información