Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frontex recalca que pese al aumento de llegadas a España no hay una crisis como la de 2015

El director de la agencia europea de fronteras y guardacostas visita el despliegue contra la inmigración irregular en Algeciras

Frontex
Visita del Director Ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri, y el General de la Guardia Civil al mando del operativo migratorio, Manuel Contreras Santiago, al Puerto de Algeciras.

Uno de los altos funcionarios europeos que mejor conoce la inmigración irregular al continente pide calma y atención a las cifras, a los puros datos. El director ejecutivo de Frontex (la agencia europea de fronteras y guardacostas), el francés Fabrice Leggeri, ha recordado a varios medios durante una visita a Algeciras que desde junio España es la principal ruta de entrada de migrantes a la UE pero también ha insistido en la magnitud actual del fenómeno: “No estamos en medio de una gran crisis, Aquí (en España) las cifras han aumentado pero nada parecido a lo que afrontó la Unión Europea en 2015”, cuando llegó una marea encabezada por sirios que huían de la guerra. Ha precisado que este año se han registrado 75.000 cruces ilegales de fronteras frente al 1,8 millones de hace tres años (protagonizados por un millón de personas porque algunos cruzaron más de una).

“Desde el punto de vista operativo las fronteras exteriores están mejor controladas”, ha añadido al recordar que el gran aumento de presupuesto y medios que ha logrado la agencia desde entonces. .

Leggeri ha detallado cuán dispar es la evolución de las llegadas de migrantes si se mira al continente en general –con un desplome del 43% de enero a julio respecto al mismo periodo del 2017—o se fija la vista solo en España –donde se han más que duplicado, y ha creado “una situación desafiante”. La cifra europea de cruces ilegales resulta muy pequeña comparada con la de 2015, pero a España ya han llegado más de 30.000 africanos, que el equivalente a los arribados a Canarias en cayuco en 2006 en la que España considera su mayor crisis migratoria.

Para el director de Frontex España está en el frente de la lucha contra la inmigración irregular porque la ruta del Estrecho “ha sustituido en parte a la ruta del Mediterráneo Central” que enlaza Libia con Italia, “pero no la ha sustituido completamente, es más complejo”. Y ante el incremento de pateras desde Marruecos, España pidió ayuda Europa. La agencia ha reforzado en los últimos meses su despliegue y aumentado el presupuesto. Si en enero Frontex tenía una partida de 5,8 millones para España, ahora hay reservados 24 millones, ha dicho Leggeri, “por si hace falta”.

Índalo es la principal de las tres operaciones que tiene en España. Con cuatro barcos, 1 helicóptero y dos aeronaves, está dedicada al control fronterizo en la frontera marítima con Marruecos, al registro e identificación de migrantes. Desde el pasado enero, este despliegue que durante años fue solo veraniego es permanente. Leggeri ha visitado con el general de la Guardia Civil Manuel Contreras, desde este jueves el coordinador de todo el despliegue institucional para afrontar la inmigración irregular y acoger a los que llegan, han visitado un buque de la Guardia di Finanza italiana que vía Frontex participa en la vigilancia del Estrecho.

Los movimientos migratorios son cambiantes por definición. Si las autoridades cierran una ruta, suelen engordar las que eran secundarias o surgen otras nuevas, algo que obviamente no ocurre de un día para otro. Se ve venir. Aunque en aquel 2015 las entradas en España eran ínfimas comparado con el desembarco en Grecia, Frontex ha ido notando en los últimos años que España resultaba cada vez más atractiva. “Los migrantes subsaharianos están muy bien informados, saben muy bien las oportunidades y los riesgos” en cada lugar. Las llegadas de este año duplican las de 2017 y quintuplican las de 2016. Entre las novedades Leggeri ha destacado que los menores han aumentado en un 50% y que el aeropuerto de Casablanca se ha convertido en un núcleo importante porque los ciudadanos de Costa de Marfil, Mali, Senegal o Guinea pueden llegar en avión sin necesidad de visado.

Más información