Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frontex reduce la ayuda a España a pesar del aumento de llegadas de migrantes

Fabrice Leggeri, el director ejecutivo de la agencia comunitaria de control de fronteras exteriores, se reserva la posibilidad de "ajustar" el presupuesto si la situación lo requiere

Desembarco en Almería de migrantes subsaharianos rescatados en el mar de Alborán. Ampliar foto
Desembarco en Almería de migrantes subsaharianos rescatados en el mar de Alborán. EFE

La crisis migratoria que irrumpió en la Unión Europea en 2015 está lejos de cesar. Y en España aún menos. Las llegadas a la península se han duplicado en los últimos años y, a pesar de la creciente "preocupación" de Frontex (la agencia comunitaria de control de fronteras exteriores de la UE) por el considerable aumento del flujo migratorio en el Mediterráneo occidental, la organización reducirá el presupuesto para la operación Índalo —que opera en las aguas del mar de Alborán— para este 2018, según un documento interno al que ha tenido acceso este diario.

"El presupuesto no es lo más importante", se defendía en una rueda de prensa en Madrid el presidente ejecutivo de Frontex, el francés Fabrice Leggeri. España, a través de la operación Índalo, recibió el año pasado seis millones de euros. Este 2018 está previsto reciba 5,8 millones. La reducción es insignificante (200.000 euros) y además acompaña a la caída generalizada del presupuesto para las demás operaciones de vigilancia y rescate en otros puntos de las fronteras marítimas de la UE. Poseidón, en el mar Egeo (Grecia), verá reducida su ayuda económica de 42,1 millones en 2017 a 40,6 presupuestados para 2018 y Tritón (Italia), de 45 millones a 43,2. La diferencia clave radica en que España es el único país de toda la UE donde han aumentado drásticamente las llegadas de inmigrantes y refugiados. Un 124% más, según la UE, mientras que en Grecia e Italia los desembarcos se redujeron un 77% y un 34% respectivamente. "España merece una mayor solidaridad de la Unión Europea", reconoció el directivo.

Las cuentas, por ahora, están desfasadas. Según la propia Agencia, en 2017 Grecia recibió 41.720 migrantes, la mayoría a través del mar. España, también por vía marítima, recibió algo menos de 22.800. Pero Frontex dotó con unos 42 millones a la operación helena Poseidón mientras que la española Índalo se tuvo que conformar con alrededor de seis millones. España, por tanto, recibe el 50% menos de personas que Grecia, pero sólo un 17% del presupuesto comparado con el del país heleno. Fuentes comunitarias achacan este desfase a una estrategia franco-alemana para frenar las llegadas a su territorio, pues son los migrantes de Grecia (principalmente sirios e iraquíes) los que potencialmente tienen como objetivo el centro de Europa.

Leggeri, que insistía en que su prioridad es conseguir que los países miembros aporten más barcos, aviones y helicópteros patrulla para las operaciones de vigilancia, ha dicho que "si es necesario" podrá "ajustar" ese presupuesto a España. El francés, sin embargo, evitó hasta tres veces confirmar si aumentaría o no el dinero a Índalo. "Mi intención es que no decrezca [la ayuda económica]", dice. Leggeri desliza, poco después, que una posibilidad para reforzar el apoyo a España sería retirando barcos y efectivos de Grecia para trasladarlos al Mediterráneo occidental. Algo que casi con toda seguridad no será bien visto por el comisario europeo de Inmigración, el griego Dimitris Avramopoulos.

Frontex tiene en marcha un proyecto piloto para contar con una "pequeña flota" con el que "llenar el vacío" cuando los Estados miembros no dispongan de los medios necesarios. Índalo cuenta por ahora con un centenar de oficiales, dos barcos y dos aviones. Leggeri ha anunciado, además, que se extiende el área de actuación del estrecho de Gibraltar hasta la frontera con Portugal, además de todo el mar de Alborán. Y es que la provincia de Cádiz es, de nuevo, un punto caliente de llegadas de migrantes. Un 40% son marroquíes y argelinos. El resto son de origen subsahariano: Guinea, Gambia y Costa de Marfil, explica la agencia.

Más retornos

La estrategia de Bruselas para aliviar presión migratoria en la UE pasa desde el año pasado por los retornos. En 2017, Frontex organizó 339 vuelos repletos de "inmigrantes irregulares", según Leggeri, a las que se le denegó el asilo o el derecho a permanecer en suelo comunitario lo que equivale a unas 14.000 personas. Tal es la insistencia de la UE en devolver a sus países de origen a aquellos que no cumplan con los requisitos para quedarse en los 27 —descontando Reino Unido— que el presupuesto destinado a ello ha ido aumentando considerablemente en los últimos ejercicios: de 13 millones de euros en 2015 a 66 en 2016 y 50 en 2017. Y esto refleja tan solo el 2% de todas las operaciones de retorno que se producen en toda la UE. El otro 98% es organizado por cada Estado miembro.

En el caso de España sólo se realizaron diez vuelos en colaboración con Frontex que trasladaron a unos 200 inmigrantes de vuelta a sus países de origen. Esta cifra tan baja obedece, según Leggeri, a que España tiene acuerdos bilaterales con un buen número de países africanos.

En cifras...

B. D. C

  • España. Las llegadas a la península subieron de 10.231 en 2016 a 22.880 lo que significa un aumento del 124%, según Frontex.
  • Italia. Las llegadas a través del Mediterráneo Central bajaron un 34% el año pasado. En 2016 hubo 181.376 llegadas mientras que en 2017 arribaron a las costas italianas 119.046. Italia, aunque ha visto una reducción en la afluencia de migrantes, continúa siendo el país con mayor presión migratoria en la UE.
  • Grecia. En 2016 llegaron al país heleno 182.277 personas mientras que en 2017 se redujeron a 41.720, lo que significa una bajada del 77%.