Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín y Madrid firman un acuerdo para devolver a España a solicitantes de asilo

Los migrantes que hayan pedido asilo en territorio español serán devueltos en menos de 48 horas

La policía alemana acompaña a una chica somalí encontrada bajo un camión durante un control.
La policía alemana acompaña a una chica somalí encontrada bajo un camión durante un control. AFP/Getty

El ministerio del Interior alemán ha anunciado este miércoles la firma de un crucial acuerdo entre Berlín y Madrid que permitirá la devolución exprés de migrantes que sean detectados en la frontera germano-austríaca y que previamente hubiesen presentado una solicitud de asilo en España. Gracias a este acuerdo, las autoridades alemanas podrán devolver con agilidad, en el plazo de 48 horas, a los solicitantes de asilo registrados por las autoridades españolas. Las readmisiones se limitarán a la frontera germano-austríaca, donde desde el mes de julio se llevan a cabo controles fronterizos por la gran presión migratoria.

El acuerdo no contempla a los menores extranjeros no acompañados y especifica que los aspirantes de asilo enviados a España y que puedan demostrar que tienen familia en Alemania podrán volver para reagruparse con ella. De hecho serán las autoridades alemanas las que asumirán los costes del viaje. El Gobierno calcula que el número final de inmigrantes demandantes de asilo a los que se les aplicará el acuerdo no superará el centenar por año.

El pacto comenzó a perfilarse en junio en Bruselas cuando Pedro Sánchez ofreció a la canciller Angela Merkel acoger a estos migrantes, en plena crisis interna por la gestión de los flujos migratorios. La firma ha sido este lunes, pero entrará en vigor el próximo sábado, fecha en la que Merkel iniciará su visita a Sánchez en el Parque Nacional de Doñana, donde el presidente pasa sus vacaciones. Según la portavoz adjunta del gobierno alemán, Ulrike Demmer, uno de los temas centrales del encuentro será la gestión migratoria.

Alemania es posiblemente el país europeo más atractivo para los refugiados porque hay poco desempleo, buenas ayudas y ya acoge grandes comunidades de extranjeros. Por eso miles de solicitantes de asilo se dirigen hacia allí desde otros rincones de la UE y las autoridades alemanas apelan al reglamento de Dublín para devolverlos a esos países.

122 refugiados devueltos en 2017

El Gobierno español fue conminado el año pasado a aceptar de regreso a 5.953 refugiados. Más de un tercio de esas solicitudes (2.196) llegaron desde Berlín. Pero pedir no equivale a lograr, como demuestra que solo fueran trasladados 122 refugiados de Alemania a España, según los datos recopilados por Aida, la base de datos de asilo que gestiona el European Council of Refugees and Exiles (ECRE). “Bajo el criterio de Dublín, España ya tiene unas obligaciones legales y las está cumpliendo. Lo que hay que ver es si este acuerdo incluye algo más allá de esas obligaciones o no”, explica desde Bruselas Minos Mouzourakis, coordinador de Aida. Este especialista asegura que ese desfase entre las peticiones y las transferencias no es infrecuente porque el procedimiento es largo y a menudo se topa con trabas burocráticas, logísticas o legales. Desde Moncloa se resalta que acuerdo aporta, sobre todo, agilidad, para descongestionar la frontera. Madrid no ha exigido ningún tipo de contraprestación, ha informado este miércoles la portavoz del Ministerio del Interior alemán, Eleonore Petermann.

Alemania es, con diferencia, el país de la UE que más solicitudes hizo en 2017 a sus socios para que aceptaran a refugiados de vuelta. Les pidió que aceptaran 64.000 peticiones y el Gobierno de Merkel logró que 7.000 regresaran a esos países, lo que supone un 11%. Un aumento notable, destaca Aida, respecto al año anterior, cuando regresó el 7%. La gestión del millón de refugiados llegado en 2015 a Europa ha puesto en evidencia las graves disfunciones del sistema de Dublín. Por eso los mandatarios de la UE debatieron su reforma en el Consejo Europeo celebrado a finales de junio, pero las posturas están tan polarizadas que no hubo consenso. Los Veintiocho se han propuesto retomar el asunto en octubre.

España es el primer país comunitario con el que Alemania ha logrado firmar un acuerdo de este tipo, una medida que fue impulsada desde el ministerio del Interior y con el apoyo de la canciller, Angela Merkel. Berlín también está negociando acuerdos similares con Grecia e Italia, pero todavía no se han dado a conocer los resultados de las negociaciones, aunque Grecia señaló que estaba preparada para firmar un acuerdo de readmisión.

Merkel ante su mayor crisis

La posibilidad de devolver a los solicitantes de asilo al país donde se registraron por primera vez fue una exigencia del ministro del Interior, Horst Seehofer, que estuvo a punto de acabar con el gobierno de coalición hace dos meses. El 12 de junio, Seehofer tenía previsto presentar a la prensa un catálogo de medidas para regular el ingreso de migrantes al país, pero no pudo hacerlo porque no contó con la aprobación de la canciller.

En el catálogo, bautizado como Plan Maestro de Migración, Seehofer proponía que se impidiera entrar al país a todos los solicitantes de asilo que hubieran pedido protección en terceros países y también a los que habían sido expulsados de Alemania. La propuesta de Seehofer equivalía a cerrar de facto las fronteras alemanas, una medida que fue rechazada por Merkel. Después de dos semanas de una peligrosa crisis interna, durante las cuales Seehofer amenazó con renunciar a su cargo, la paz regresó a Berlín gracias a un acuerdo que hizo posible la creación de centros de tránsito que permitirán llevar a cabo devoluciones de acuerdo con los países de los que procedan los demandantes de asilo y en los que ya estén registrados.

Más información