Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘efecto Sánchez’ dispara al PSOE en el sondeo del CIS

Todos los partidos retroceden ante el avance de los socialistas, que rozan el 30% de la estimación de voto en el primer barómetro del CIS desde que Sánchez es presidente

Pedro Sánchez, en Lisboa el pasado viernes.

El efecto Sánchez —el efecto luna de miel, suelen llamarle los politólogos— da un empujón al PSOE. El barómetro del CIS da a los socialistas una amplia ventaja sobre el resto de grupos. El PSOE se convierte —de largo— en la primera fuerza política, con una amplia ventaja sobre el resto: sube hasta rozar el 30% en estimaciónde voto, casi ocho puntos más que en la anterior encuesta, prácticamente 10 puntos por encima del PP y Ciudadanos y casi 15 puntos por encima de Podemos.

Pese a su frágil mayoría parlamentaria, los socialistas lideran ahora las encuestas a costa del descenso del resto de grandes partidos, con un empate técnico entre PP y Ciudadanos. El PP baja casi cuatro puntos, del 24% al 20,4%; Ciudadanos consigue el mismo porcentaje, el 20,4%, dos puntos menos que en abril. Y Podemos roza el 16% de la estimación de voto, cuatro puntos por debajo de la anterior encuesta. El bipartidismo —PSOE más PP— vuelve a sacar la cabeza y se sitúa de nuevo por encima del 50% ante el empuje de los socialistas, tras una cifra de apenas el 46% en abril: nunca antes un barómetro del CIS había colocado tan baja la suma bipartidista, que ahora se recupera.

Gráfico: Principales resultados del barómetro del CIS de julio pulsa en la foto
GRÁFICO: Principales resultados del barómetro del CIS de julio

El barómetro de julio es el primero con datos de estimación de voto que realiza el CIS desde el triunfo de la moción de censura del 1 de junio, que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa. Pero la encuesta no recoge aún la renovación en el PP, un giro hacia la derecha con Pablo Casado como nuevo líder. "La encuesta deja una fuerte movilización del votante de izquierdas, que estaba preso de una cierta apatía hasta la llegada de Sánchez, pero es muy posible que parte de ese rebote se suavice por el desgaste de la acción de Gobierno. Y en el ala derecha, lo más llamativo es la cercanía entre los electores de PP y Ciudadanos, aunque el PP no capitaliza el momento de renovación de Casado; en el caso de Ciudadanos, la encuesta deja una fuerte derechización de ese partido, que en anteriores oleadas estaba más en el centro", analiza José Fernández-Albertos, del CSIC. "Pero lo más sorprendente es la subida fulgurante del PSOE y Pedro Sánchez. Se explica por el efecto luna de miel: los nombramientos de su Gobierno y asuntos como el Aquarius han conseguido movilizar a sus bases, aunque lo más previsible es que ese empuje sea menor en los próximos meses", añade.

La izquierda gana espacio: PSOE más Podemos suman el 45,5% del voto, cuatro puntos más que en la anterior encuesta. En abril los votantes de Podemos y PSOE aparecían desactivados, con muchos indecisos, y el CIS dejó su suma en apenas el 42%; en las generales de 2016 sumaron el 44%, y en 2015 el 46%. Frente a ese ascenso, PP y Ciudadanos quedan ahora lejos: la estimación de voto de los partidos de Casado y Albert Rivera asciende al 40,8%, prácticamente seis puntos por debajo del barómetro de abril. Otras encuestas están dando una subida del PP y un retroceso de C's. Las andaluzas parecen las primeras elecciones a la vista, en un calendario electoral muy cargado durante los próximos meses. Con el viento a su favor de las encuestas, la gran incógnita es si Sánchez cederá a la tentación de apretar el botón nuclear del adelanto de elecciones si no consigue sacar adelante propuestas en el Parlamento.

El ‘efecto Sánchez’ dispara al PSOE en el sondeo del CIS

Entre los nacionalistas catalanes, en medio de un rifirrafe por la irrupción de la Crida, ERC avanza a costa del PDeCAT, como ya avanzó hace unos días el CIS catalán. ERC sube casi un punto, hasta el 3,9% en estimación de voto, y el PDeCAT cae del 1,7% al 1,3%. Entre los líderes, Pedro Sánchez se convierte en el segundo mejor valorado, con una fuerte subida, solo superado —por la mínima— por Joan Baldoví (Compromís) y por delante de Alberto Garzón, con Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos) muy lejos del presidente del Gobierno. Casado no aparece aún en esa encuesta. 

La encuesta subraya que el paro y la corrupción siguen siendo, con mucho, las dos grandes preocupaciones de los españoles; la inmigración irrumpe como quinto problema tras la llegada del Aquarius y el incremento en el flujo de migrantes que llegan a las costas españolas. Y un capítulo adicional: a pesar de los pesares, la situación política es "mala o muy mala" para el 64,6% de los encuestados.

Más información