Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pensamiento político sin filtro de Quim Torra

El nuevo presidente catalán avanzó su concepto de “desconexión mental” con España en una conferencia de Òmnium en 2016

FOTO: Quim Torra, durante un acto de apoyo a los políticos presos. VÍDEO: Discurso de Quim Torra durante la presentación de su libro ‘Els últims 100 metres. El full de ruta per guanyar la República Catalana’. Quality

El nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, un independentista de la primera hornada, ha dejado abundante rastro de sus ideas políticas –con tintes de supremacismo y xenofobia antiespañola que han alarmado a Europa– en artículos de prensa y redes sociales. Torra, abogado, editor y expresidente de la entidad soberanista Òmnium Cultural, también ha ejercido como propagandista del proceso secesionista que desembocó el 27 de octubre en la declaración de independencia y en la intervención estatal de la autonomía catalana a través del artículo 155 de la Constitución.

En una conferencia de abril de 2016 en la sede de Òmnium en Valls (Tarragona) para presentar su libro Els últims 100 metres. El full de ruta per guanyar la República Catalana [Los últimos 100 metros. La hoja de ruta para ganar la República Catalana], Torra se mostró como un entusiasta de la versión más dura y unilateral del procés, que calificó de movimiento “sin retorno” y que solo puede avanzar hacia adelante. En aquella charla, el president no se embarcó en manifestaciones esencialistas, apenas una referencia al catalanismo como un “invento diabólico” en el que caben hasta el PP y el PSC. Más allá de expresiones de desprecio, su discurso se centró en la idea de la “desconexión mental” de los catalanes con España, estado al que se refiere como “jaula” de la que hay que “escapar”, y en la necesidad de lograr una fuerte movilización social para imponer al Gobierno el referéndum de autodeterminación o celebrarlo por encima de las prohibiciones del Tribunal Constitucional.

En su intervención, Torra desgranó los pasos del proceso independentista que ahora investiga la Justicia. Calificó la declaración soberanista del 9 de noviembre de 2015 como una verdadera “declaración de independencia”, manifestó que el exvicepresidente del Tribunal Constitucional Carles Viver Pi-Sunyer, a quien definió como “responsable del entramado jurídico”, le dijo que las leyes para la secesión estarían “a punto” en el plazo fijado y anunció que “todas las consejerías” bajo la presidencia del expresidente Carles Puigdemont estaban trabajando “bajo la mesa” en todo aquello que debería cambiar. Manifestó que la ley de Hacienda catalana obligaría a los presidentes del banco Sabadell, Josep Oliu, y de Caixabank, Isidro Fainé, a ingresar en una cuenta de la Generalitat los impuestos de los catalanes. Ambas entidades sacaron su sede social de Cataluña tras el referéndum ilegal del 1 de octubre pasado.

En aquella conferencia en Valls, Quim Torra abogó por “apretar” y “presionar” a los partidos favorables al “derecho a decidir” a ejercer ese supuesto derecho y embarcarse en la unilateralidad, en un escenario de resistencia pacífica de estilo “gandhiano”, de modo que el Estado se viera frente a una “tormenta política perfecta” que llevara a la Unión Europea a actuar ante un “problema internacional ineludible”. La misma Europa observa atónita estos días sus declaraciones supremacistas.

Más información