Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llarena a Alemania: “El referéndum supuso un despojo de fondos”

El juez envió el 5 de abril un segundo escrito para justificar la acusación de malversación

El juez Pablo Llarena, el pasado 10 de abril en el Liceo de Salamanca.
El juez Pablo Llarena, el pasado 10 de abril en el Liceo de Salamanca. Europa Press

El pasado 5 de abril, horas antes de que el tribunal regional de Schleswig-Holstein rechazase la acusación de rebelión en el proceso de entrega de Carles Puigdemont, el juez de Tribunal Supremo Pablo Llarena envió a las autoridades judiciales alemanas un escrito en el que exponía de manera sucinta los indicios de malversación recabados contra el expresidente de la Generalitat. Era la respuesta del magistrado español a las preguntas planteadas por los miembros del tribunal germano ante el contenido de la euroorden de detención dictada por España tras el arresto del político. Tres días antes, Llarena ya había remitido un primer texto con el que aclaraba a las autoridades judiciales alemanas por qué la malversación era equiparable al delito de corrupción que permite agilizar el procedimiento.

En el escrito del día 5, de poco más de tres folios, Llarena asegura que el referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre supuso un “despojo de los fondos públicos”, una expresión que el juez no había utilizado hasta ahora pero que ya aparecía en la querella que la Fiscalía de Cataluña presentó el pasado mes de septiembre ante el Tribunal Superior de Cataluña y que acabó uniéndose a la instruida en el Supremo.El instructor repite en esencia los principales argumentos que emplea en su auto de procesamiento para explicar la malversación, un delito por el que ha sido procesado Puigdemont y todo su Govern pero sobre el que el instructor tiene aún que atar algunos cabos y así lo hace constar a las autoridades alemanas.

Llarena dictó el auto de procesamiento cuando todavía tenía abierta una pieza secreta (que aún se mantiene) para recabar pruebas del delito de malversación, por lo que el juez no cuenta aún con todos los datos para sustentar esa acusación. Con todo, el instructor da por hecho a los jueces alemanes que la consulta ilegal fue “ineludiblemente” sufragada “con dinero procedente de las arcas públicas y no con dinero privado”, aunque no concreta de qué departamentos o de qué partidas presupuestarias salió ese dinero.

Piezas secretas

El juez señala la existencia en la causa de dos informes policiales que apuntan a este uso de fondos públicos y añade que en las piezas que mantienen secretas tanto él como el titular del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona —que lleva otra investigación por el procés— existen nuevos documentos policiales en el mismo sentido. En el escrito enviado a Alemania, el juez del Supremo se limita a desglosar las cuatro partidas en las que el Govern gastó los 1,6 millones de euros a los que considera que asciende la malversación probada hasta ahora.

“El reclamado no estaba autorizado para utilizar dichos fondos”, recalca el juez tras recordar que el Tribunal Constitucional ya había declarado en 2017 inconstitucionales las partidas presupuestarias que había incluido el Govern en sus presupuestos para dicha consulta.“Siendo el referéndum inconstitucional, cualquier partida presupuestaria que se haya destinado a su financiación es por consiguiente ilegal”, recalca el magistrado español. Finalmente, el juez Llarena destaca “la importancia” del referéndum “en la declaración ilegal y unilateral de independencia posterior” ya que el resultado de dicha votación “era requisito vinculante” de la misma.

Tras este escrito, previo a la resolución de la Audiencia de Schleswig-Holstein, el juez tiene previsto enviar a Alemania nueva información adicional para disipar las dudas que han planteado los jueces de aquel país sobre la malversación cometida durante el procés e intentar que el tribunal reconsidere la extradición por rebelión.

Más información