Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida en Madrid una acusada de pertenecer a Sendero Luminoso y de asesinar a tres personas en Perú

La arrestada es una mujer de 47 años sobre la que pesa una orden de extradición solicitada por Lima al estar inmersa en un proceso penal por delitos de terrorismo

Un agente de la Policía Nacional, en una imagen de archivo.
Un agente de la Policía Nacional, en una imagen de archivo.

La Policía Nacional ha detenido este viernes en Madrid a una presunta integrante del grupo terrorista Sendero Luminoso a la que se buscaba por pertenencia a organización terrorista y por su participación en al menos tres asesinatos en Perú. El instituto armado considera "muy peligrosa" a la arrestada, que se ocultó en España cambiando su aspecto físico y usando documentación falsa, y a la que imputan el asesinato de dos oficiales de policía y un civil en el año 1990 y el asalto a un puesto policial en 1992 en este país sudamericano.

La detenida es una mujer de 47 años sobre la que pesa una orden de extradición solicitada por las autoridades de Perú al estar inmersa en un proceso penal por delitos de terrorismo que en la legislación de este país están penados con hasta 30 años de cárcel. Según informa la Policía en un comunicado, el arresto lo ha practicado la Comisaría General de Información con la cooperación de la Unidad Adscrita de la Policía Judicial de la Policía Nacional y a la Fiscalía de Madrid.

La operación ha resultado "de gran complejidad" por la dificultad que ha ocasionado localizar a la presunta terrorista, no solo por utilizar documentación falsa, sino "por los sustanciales cambios físicos que se había realizado para evitar ser identificada", según los agentes.

La última detención en España de un supuesto miembro o colaborador de Sendero Luminoso, que desde los ochenta hasta el siglo XXI mató a más de 31.000 personas, fue la de Juan Boris La Torre, cuñado del líder del grupo terrorista, Abimael Guzmán. El pasado septiembre, sin embargo, la Audiencia Nacional decidió denegar su extradición a Perú. El tribunal consideró que las acusaciones que se le imputaban —colaboración con la guerrilla en la década de los ochenta y principios de los noventa—, de haberse cometido, ya habrían prescrito según la legislación española. "Los hechos supuestamente cometidos se castigan en España con pena de prisión de seis a 12 años. Plazo que ha transcurrido sobradamente", rezaba el auto de los magistrados de la sección cuarta de la Sala de lo Penal.

Más información