Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a Aneri por crear otra red fraudulenta con un conocido estafador

Investigaciones de la UDEF le sitúa junto a Antonio Arroyo como socios en un entramado para captar ayudas públicas

Es como el Ave Fénix. El empresario cordobés José Luis Aneri, principal encausado en una trama de cursos de formación fraudulentos en la Comunidad de Madrid, amasó una fortuna que perdió tras ser descubierto y detenido en 2014. Salió de la cárcel y empezó de cero. Creó una nueva red de empresas en las que ya no figuraba su nombre y se asoció con otros viejos conocidos de las autoridades, como Antonio Arroyo, calificado por la policía como “el mayor estafador hipotecario de España”. Ambos fueron detenidos este miércoles con otra docena de personas.

José Luis Aneri sale detenido de su casa después de cuatro horas de registros.
José Luis Aneri sale detenido de su casa después de cuatro horas de registros.

A las dos menos diez de la tarde, elegante como un pincel con un traje gris y el pelo engominado, Aneri salió de su casa, situada en Azca, el corazón financiero de Madrid. Los agentes lo sacaron esposado tras más de cuatro horas de registro. Una nube de cámaras lo rodeaban. Entró en el coche policial con la mirada puesta en el vacío. No articuló palabra. Los policías de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) investigan desde hace más de un año cómo este hombre estaba creando de cero una nueva red con lo que mejor sabe hacer: captar subvenciones públicas. Y todo después de ser descubierto, según él mismo declaró, por su adicción a las drogas: “Seguiríamos ganando dinero con la formación si no me hubiera puesto de cocaína hasta el culo”, dijo en una entrevista en Interviú.

Junto a él fueron detenidas este miércoles una docena de personas en Madrid y Castellón tras intentar captar más de 10 millones de euros de dinero público.

Aneri es el principal implicado en la estafa de los cursos de formación de la Comunidad de Madrid y estatales, en la que se investiga el destino de unos 15 millones de euros defraudados, de los que cuatro provienen de fondos estatales. Las investigaciones periodísticas iniciadas por EL PAÍS en 2013, junto a las pesquisas policiales y judiciales, dejaron al descubierto su complejo modus operandi. Utilizó hasta 40 empresas pantalla puestas a su nombre o de testaferros y multiplicó los listados de alumnos falsos —trabajadores de su empresa, de asociaciones o hasta de afiliados al PP del distrito madrileño de Latina— en cursos on line.

Apenas un año después de ser detenido, comenzó a organizar un entramado similar con más de 60 empresas nuevas, en las que ya no figura como administrador. Usaba hombres de paja o a su propia pareja, Liliane Dutra. En el camino, se asoció con Antonio Arroyo, un conocido prestamista detenido en tres ocasiones y con varios frentes judiciales abiertos.

Tras su detención, los agentes del Grupo III de la Sección de la Seguridad Social de la UDEF condujeron a Aneri a la oficina donde trabajaba con Antonio Arroyo, situada a apenas 600 metros de la casa del empresario cordobés y también en el corazón financiero de Madrid.

Registros

Allí prosiguieron los registros en los que también participó Arroyo, que se acaba de salvar de una condena por presunta estafa porque el delito prescribió y que en febrero de 2016 ya fue detenido como máximo responsable de una organización dedicada supuestamente a engañar a personas con problemas financieros y escasos conocimientos para adquirir préstamos con intereses abusivos, de modo que contraían “enormes deudas” que no podían pagar.

Aneri también se había asociado en esta nueva etapa con Iván Losada, condenado por el caso Marsans y que ejerció como testaferro del expresidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán en la descapitalización de su agencia de viajes. Losada fue detenido en Castellón este miércoles.
La policía les acusa de organización criminal, blanqueo de capitales, fraude de subvenciones, estafa y falsedad documental.

Más información