Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Málaga habilita un parque canino sobre una antigua fosa de la Guerra Civil

La Asociación de la Memoria Histórica de la ciudad critica la medida

Una mujer pasea con sus perros en el parque construido sobre una antigua fosa en Málaga.

Una zona de parque donde los perros pueden ir sin correa sobre los terrenos de una antigua fosa común de la Guerra Civil ha generado una polémica en Málaga, uno de los Ayuntamientos más comprometidos con la memoria histórica y cuya actitud de respeto con las víctimas del franquismo se ha visto empañada por la decisión.

El conflicto se ha generado al acotar en el parque construido sobre el antiguo cementerio de San Rafael un área para el libre tránsito de perros. La zona delimitada se encuentra sobre la fosa común número ocho, de donde se recuperaron ya un millar de cadáveres de represaliados por el franquismo.

La Asociación de la Memoria Histórica de Málaga critica que esa zona se haya destinado a perros que hacen sus necesidades donde yacieron las víctimas del franquismo.

El Ayuntamiento defiende que el parque canino no está exactamente sobre la fosa, según el mapa de la propia asociación memorialista, que el libre tránsito de perros no exime a sus dueños de recoger los excrementos y que de la zona, como de otras, se han recuperado ya 2.800 restos que descansan en un mausoleo construido por la mencionada asociación con la participación del Gobierno municipal y la Junta.

El presidente de la asociación memorialista, José Sánchez, discrepa. "El acuerdo al que habíamos llegado con el Ayuntamiento de marcar y dignificar la fosa no se cumple. Allí no se ha hecho un parque canino (...), allí lo que se ha hecho es un pipi can, un sitio donde llevar a los perros a que peguen cuatro saltos y hagan sus necesidades", ha afirmado la Cadena SER.

El Grupo Socialista ha presentado una moción para que se retire este espacio para perros e incluso ha pedido la dimisión de los responsables de Urbanismo. El alcalde, Francisco de la Torre, ha acusado al PSOE de "deslealtad" en esta polémica y ha destacado que el comportamiento municipal con la memoria histórica ha sido pionero, ejemplar y mostrado como modelo.

Mapa donde se señala la fosa número ocho y el emplazamiento del parque.
Mapa donde se señala la fosa número ocho y el emplazamiento del parque.

El Ayuntamiento ha replicado que la Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica en Málaga no informó a la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de que bajo el parque canino de San Rafael hubiera un enterramiento común y que el plano facilitado muestra a la fosa número ocho señalada únicamente como un punto fuera del área para perros.

También alega el Ayuntamiento que "la mayor parte" del parque canino se encuentra fuera del perímetro del antiguo cementerio y era un polígono industrial. Pese a todo, el alcalde ha anunciado que "se hará lo que se tenga que hacer", aunque ha descartado que vaya a haber dimisiones.

La mayor fosa de España

El cementerio de San Rafael de Málaga ha albergado la fosa común más grande de España. Ahora, los restos de 2.880 personas de las 4.410 fusiladas durante la Guerra Civil y la represión franquista en Málaga, descansan ya en paz en un panteón gracias al tesón de los familiares y a la colaboración entre las Administraciones, que en este proyecto orillaron la confrontación y actuaron sin discrepancias. Las excavaciones se iniciaron el 16 de octubre de 2006.

En el cementerio no quedan más restos por descubrir. La teoría de los investigadores es que los cuerpos que faltan fueron trasladados a otros sitios, como el Valle de los Caídos. Pero el nombre de cada uno de ellos está grabado en el monumento de San Rafael.

El monumento es una pirámide de ocho metros de altura y ocupa una superficie de 140 metros cuadrados. El diseño es obra de los técnicos de la gerencia municipal de Urbanismo. La inversión ha sido de 220.000 euros. El Ayuntamiento puso 80.000 euros, la Junta 40.000 y la asociación, a través de una subvención del Gobierno central, los 100.000 euros restantes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información