Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El programa de Podemos plantea subir el IRPF desde los 60.000 euros

Nacho Álvarez: "No se trata de subir los impuestos, sino de mejorar la progresividad global del sistema"

Iglesias, la semana pasada durante su intervención en el Círculo de Economía.
Iglesias, la semana pasada durante su intervención en el Círculo de Economía. EFE

La dirección de Podemos rechaza la propuesta del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de bajar el IRPF, puesto que choca con su filosofía impositiva. Su programa plantea una subida a partir de las rentas de 60.000 euros anuales. "La propuesta del PP parece no tener en cuenta que en España el peso de los ingresos tributarios sobre el PIB es ocho puntos menos que la media europea. La pasada reforma de Montoro ya le ha costado a la hacienda pública española unos 7.500 millones de euros, ha determinado la desviación del déficit así como las exigencias de Bruselas de nuevos recortes. Y además fue regresiva", señala Nacho Álvarez, secretario de Economía de Podemos a EL PAÍS

"Nos parece peligroso prometer en campaña bajadas de impuestos y al mismo tiempo escribir en privado a la Comisión Europea para prometer nuevos recortes", agrega. En su opinión, "una nueva bajada de los impuestos es un peligro para la sostenibilidad de los servicios públicos generales, y nos aboca a futuros recortes".

La formación emergente defiende una reforma fiscal que plantea subidas de distintos impuestos, salvo el IVA, para financiar su principal proyecto macroeconómico: un aumento del gasto público de alrededor de 15.000 millones de euros al año. Se trata, recalca Álvarez, de "acercar el nivel de ingresos públicos a la media de la zona euro". "Se puede hacer sin incrementar los impuestos a la mayor parte de la población, sino a las grandes rentas, grandes fortunas y grandes empresas. No se trata de subir los impuestos, sino de mejorar la progresividad global del sistema de forma clara y luchar contra el fraude para tener recursos suficientes para los servicios públicos fundamentales", razona.

Tanto el programa electoral de la formación emergente como los documentos que puso sobre la mesa para negociar con el PSOE en la pasada legislatura defienden una reforma del impuesto sobre la renta con la ampliación del número y los tipos de tramos. El acuerdo programático con IU no detalla esta reforma, pero la federación de izquierdas quiere recuperar la subida del IRPF que aprobó el Gobierno del PP a finales de 2011. Podemos promete “aumentar el número de tramos del IRPF a partir de 60.000 euros”, y elevar “progresivamente el tipo marginal de cada tramo desde el 45% actual hasta alcanzar un tipo marginal del 55% para rentas superiores a 300.000 euros anuales”.

Podemos quiere eliminar al menos una parte de las deducciones, las que califica de “regresivas”, ya que según su análisis “de ellas se benefician pocos contribuyentes, los que están situados, sobre todo, en los tramos altos de renta”. El cálculo de los beneficios fiscales, según su plan, debe “priorizar la protección de las condiciones de vida individuales y familiares”.

El pacto suscrito por los partidos de Pablo Iglesias y Alberto Garzón tampoco recoge una propuesta explícita de gasto público. No obstante, el cálculo aproximado de la coalición es el de aumentar los ingresos impositivos en unos 30.000 millones al año. Una parte importante de ese incremento procedería del aumento del IRPF. Según el documento que esta formación entregó al PSOE para negociar, alcanzaría unos 10.000 millones.

El objetivo de la reforma fiscal, que incluye una revisión del Impuesto de Sociedades, es la puesta en marcha de un plan de bienestar social. En definitiva, busca financiar mejor los servicios públicos, sobre todo educación y sanidad, de forma que en los dos primeros años de la legislatura se recupere el nivel de gasto previo a los recortes del Ejecutivo del PP.

Más información