Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de la escuela pública recomiendan no comprar manuales

"Si los contenidos nuevos no vienen en los libros antiguos, que lo solucionen los profesores", pide el presidente de la Ceapa

Libros de texto de primaria en una librería de Santiago de Compostela.
Libros de texto de primaria en una librería de Santiago de Compostela.

La principal confederación de padres de la escuela pública, la CEAPA, recomienda a las familias que no compren libros de texto el curso que viene. El Gobierno prevé continuar con la implantación de la ley educativa, la LOMCE, en 1º y 3º de secundaria, en 1º de bachillerato y generalizarla en primaria, aunque hay comunidades autónomas que planean frenarla. “Si los contenidos nuevos no vienen en los libros actuales, que busquen soluciones los profesores”, reclama el presidente de CEAPA, Jesús Salido.

“Las editoriales cambian los manuales con demasiada alegría y son las familias las que acaban pagando”, añade Salido, que recuerda que son muy pocas las comunidades autónomas que ofrecen manuales gratuitos. Según un informe de la CEAPA de 2013, solo en Andalucía y Navarra la gratuidad se extendía a todo el alumnado. 

La principal asociación de editores de libros, ANELE, amenazó el viernes con “interponer las acciones legales” a las comunidades que intenten “paralizar” la LOMCE y no implantar los cambios de currículo. Estiman que han invertido 200 millones en modificar los manuales que esperan que lleguen a las aulas el curso que viene. La potestad de elegir libros es de los centros, aunque temen que se vean influenciados por las manifestaciones de los nuevos Gobiernos regionales.

El Consejo Escolar del Estado, el principal órgano de representación de la comunidad educativa (con la participación de familias, profesores, alumnos, sindicatos y patronales educativas) aprobó hace un año una iniciativa inédita en la que exigían al Ministerio de Educación que garantice libros de texto y material escolar gratis. La iniciativa instaba al ministerio a impulsar un acuerdo “especialmente en el seno de la conferencia sectorial” en el que están representadas las comunidades autónomas, que distribuyen parte de las ayudas.