Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi suma las víctimas policiales a los testimonios en los colegios

Bildu critica ahora la medida del plan de paz porque aún no hay “consenso social suficiente”

Erkoreka y otros tres consejeros, tras el Consejo de Gobierno. Ampliar foto
Erkoreka y otros tres consejeros, tras el Consejo de Gobierno.

El Ejecutivo vasco dio este martes un paso más para recordar a todas las víctimas de vulneraciones de derechos humanos. Su Consejo de Gobierno aprobó la parte educativa del plan de paz, que incluye entre otras iniciativas la ampliación del programa de testimonios de víctimas en las aulas de Secundaria. Este contará con damnificados por violencias más allá de las de ETA, los GAL o grupos de extrema derecha, ya incluidos desde cursos atrás. Ahora también entran quienes sufrieron abusos policiales.

Al grupo de víctimas del terrorismo formadas por profesionales para acudir a los institutos vascos se están sumando este curso otras reconocidas como tales por el Ejecutivo vasco. Este aprobó en 2012 un decreto de reconocimiento y reparación a víctimas de vulneraciones de derechos humanos entre los años 1960 y 1978 —está previsto que en el primer trimestre de este año se elabore otro decreto para cubrir el lapso a partir de 1978—. Entre los primeros reconocidos están Antxone Telleria Mendia, una mujer gravemente herida en 1977 durante un desalojo de la Guardia Civil en Lekeitio (Bizkaia) o las familias de Juan Paredes, Txiki, y Angel Otaegi, miembros de ETA fusilados durante la dictadura. El anterior Gobierno socialista ya planteó incluir a estas víctimas entre los testimonios y el actual, del PNV, lo ha materializado.

Si bien en un principio el equipo de la consejera de Educación, Cristina Uriarte, titubeó y apostó por evaluar el programa, el plan de paz recoge que “escuchar el testimonio de las víctimas que nos llaman a convivir es un valor de alta significación educativa”. El Gobierno de Iñigo Urkullu apuesta ahora por perfeccionarlo, con más esfuerzos a la hora de explicarlo a los centros educativos e incluso con la intención de acudir centro a centro.

Todo porque la polémica surgida en la pasada legislatura, cuando se presentó la idea de los testimonios de víctimas en las aulas, generó recelos en los centros y solo ocho se sumaron. Ante la previsión de que haya más centros que reclamen la presencia de las víctimas en las aulas, el Gobierno ha previsto ampliar el grupo de 15 víctimas formadas para acudir a las aulas.

En noviembre, cuando el secretario general para la paz y la convivencia, Jonan Fernández, dio a conocer junto a Uriarte el borrador de la iniciativa, PP y UPyD o colectivos como la AVT o Dignidad y Justicia criticaron la idea. Este martes, cuando el documento fue aprobado definitivamente incorporando unas pocas aportaciones de los agentes educativos, fue la coalición abertzale EH Bildu la que alzó la voz. En un comunicado, la coalición, que centra su discurso sobre la memoria en que todas las víctimas deben ser reconocidas, aseguró que es un “error llevar víctimas de la violencia política a las aulas cuando todavía no se ha logrado consenso suficiente ni en la sociedad, ni en la política”.

Más información