Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón: “En Argentina hay justicia, aquí homenajes a la División Azul”

El juez valora la muerte en la cárcel del dictador Videla: "Nunca se arrepintió ni pidió perdón"

Lamenta la desprotección de las víctimas del franquismo: "La justicia española ha fracasado"

Baltasar Garzón, el pasado jueves, en la presentación de un libro sobre las víctimas del franquismo.

"Uno no se alegra del fallecimiento de nadie, pero cuando me he enterado de la muerte de  Jorge Rafael Videla [dictador argentino muerto este viernes en prisión] me he acordado de las víctimas argentinas, que se llevan la reparación de saber que la justicia se aplicó con todas las garantías; que no ocurrió como con Pinochet, al que la muerte le llegó sin haber sido sometido a un juicio. Y también he pensado en las víctimas de aquí, las del franquismo, porque allí realmente se hizo justicia, pero en España la justicia ha fracasado estrepitosamente. No las ha protegido”, ha declarado a EL PAÍS el juez Baltasar Garzón. 

En 1996, Garzón imputó desde la Audiencia Nacional a Videla, Leopoldo Galtieri y otros 99 militares, policías y médicos argentinos, en aplicación del principio de jurisdicción universal. Hoy sigue alegrándose de que aquellas investigaciones en España sirvieran para impulsar los juicios en Argentina.“Las leyes de amnistía, olvido o punto final no son aplicables a los crímenes de lesa humanidad. España hizo un gran esfuerzo en la aplicación del principio de jurisdicción universal y conseguimos coadyuvar a que la acción de la justicia se llevara a Argentina”, recuerda. "Allí ha habido justicia y voluntad de reparar a las víctimas de la dictadura y en España se están haciendo homenajes a la División Azul, que luchó con Hitler", denuncia.

“Videla jamás pidió perdón, jamás mostró arrepentimiento y ha muerto en la cárcel, que es lo que correspondía. Se opuso a reparar a las víctimas. Si en Argentina se ha cumplido el derecho a la verdad no ha sido por la colaboración de los victimarios, sino por el esfuerzo de las víctimas y de un país que decidió en 2003, desde las instituciones políticas y judiciales, que tenía que repararlas", asegura. "En España, por desgracia, hubo un pacto de silencio y nunca ha habido voluntad de reparar a las víctimas, ni siquiera con la ley de memoria histórica, porque el esfuerzo no era compartido y hubo partidos, especialmente el PP, que no estuvieron a la altura".