Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy justifica que incumplió el programa del PP para evitar el “crac de España”

Aguirre ha exigido al presidente que baje ya el impuesto de la renta

El jefe del Ejecutivo ha replicado que lo hará en cuanto pueda y antes de 2015

Sin subida de impuestos España hubiera destruido un millón más de empleos. Así le ha contestado hoy Mariano Rajoy a Esperanza Aguirre, que ha vuelto a defender más recortes y menos impuestos durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, en el que el PP ha escenificado la unidad del partido en uno de los peores momentos del Gobierno. El presidente ha explicado a la plana mayor de la formación que sin los ajustes acometidos desde que llegó a La Moncloa, España se hubiera enfrentado a la intervención.

"Nosotros no queríamos subir los impuestos, pero el año pasado España estuvo a punto de un crac y era absolutamente necesario hacer una política de mayores ingresos, a través de la disminución del gasto de 20.000 millones de euros y del incremento de los ingresos por 2.000 millones. Cuando el Gobierno pueda, bajará los impuestos. Pero la prioridad era evitar una intervención". En estos términos lo ha explicado, parafraseando a Rajoy, la número dos de los populares, María Dolores de Cospedal, que a pesar de las críticas de Aguirre ha negado que se esté produciendo un debate en el seno del partido sobre el alcance de la reforma de la Administración, que un sector del partido quiere "más radical".

En pleno debate sobre el alcance de la reforma de la Administración y de las pensiones, cuestionado por las críticas de Aguirre, el jefe del Ejecutivo ha tratado de buscar el apoyo de los barones inquietos por el desgaste, sobre todo después del reconocimiento del fracaso del programa de Gobierno, que terminará su mandato con más paro del que se encontró. Pero, sobre todo, el presidente del Ejecutivo habría justificado ante los suyos el incumplimiento del programa electoral en que se trataba de evitar "el crac de España".

En la reunión, la expresidenta madrileña, hoy presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha reafirmado en su postura y ha exigido a Rajoy que rebaje ya el impuesto de la renta. El jefe del Ejecutivo ha replicado que lo hará en cuanto pueda pero siempre fijándose 2015 "como límite", admitiendo por otro lado que el Gobierno y el partido deben hacer un esfuerzo para explicarse más y mejor.

Rajoy se ha pronunciado durante su discurso sobre la reiterada oferta de un pacto nacional  por parte del principal partido de la oposición. El Gobierno, ha manifestado el presidente, "está dispuesto a todos los pactos siempre que nos supongan volver a la política económica que nos ha llevado hasta aquí", rechazando además solicitar "a través de los pactos unas medidas de mayor endeudamiento", en referencia a la intervención masiva del Estado. Cospedal también ha alejado , en su comparecencia posterior a la reunión, la hipótesis de un pacto nacional con el PSOE. "Es muy complicado", ha señalado, "llegar a un pacto con el PSOE si el propio partido no llega a un acuerdo interno sobre el modelo de Estado".

La mayoría de los presidentes regionales que han acudido esta mañana al Comité Ejecutivo Nacional del PP han evitado hacer declaraciones a su llegada. Alicia Sánchez-Camacho y Antonio Basagoiti se han limitado a mostrar su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy. El líder del PP vasco ha destacado con respecto a Aguirre que "el PP no es una secta" y que cada uno puede tener una opinión distinta. Ni la expresidenta de la Comunidad de Madrid ni Ignacio González ni el valenciano Alberto Fabra se han querido pronunciar sobre los debates que están ahondando los enfrentamientos internos en el PP y en el Gobierno. Entre los ausentes, el presidente extremeño, José Antonio Monago, quien hoy pide en una tribuna publicada en EL PAÍS un pacto nacional como en 1977 para hacer frente al “fin de ciclo” que atraviesa España, y el gallego, Alberto Núñez Feijóo.

La semana pasada tanto el Gobierno como el PP se emplearon en defender a Rajoy de las críticas internas de la expresidenta de la Comunidad de Madrid. Alberto Ruiz-Gallardón, Alicia Sánchez-Camacho, Alberto Núñez Feijóo y Esteban González Pons se emplearon en la defensa de las medidas adoptadas por el presidente del Gobierno y dibujaron un escenario de futuro menos pesimista. Ignacio González, sucesor de Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid, trató de desvincularse de esas críticas, matizándolas y remitiéndolas al programa electoral del PP.

Las críticas de Aguirre han alcanzado a Rajoy en el peor momento desde que llegó a La Moncloa, según diversos dirigentes nacionales del PP. Fundamentalmente por cómo se ha digerido la noticia más dura de la legislatura del jueves pasado con los más de seis millones de parados. El jefe del Ejecutivo asumió ahí que terminará su mandato en 2015 con más paro del que se encontró en 2011 y que achacó a la herencia socialista.

El viernes, fue la número dos del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, quien contestó a Aguirre. “La Administración no se reforma en una hora y no se reforma bien”, dijo al esgrimir un elenco de recortes que, en su opinión, demuestran que el Ejecutivo ya ha abordado esa reforma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >