Rajoy insiste en nuevos recortes del gasto

El presidente y Guindos aseguran que ya hay datos económicos positivos

Montoro sale del hemiciclo durante la sesión de ayer en el Congreso.
Montoro sale del hemiciclo durante la sesión de ayer en el Congreso.ULY MARTÍN

Más recortes de gasto para cumplir con la obsesión del déficit. Ni un momento de relax pese al oxígeno que conceda Europa. Ni una muestra de rectificación en la política económica. Exhibición de optimismo sobre una pronta recuperación con apoyo en algunos datos positivos y, sobre todo, opacidad sobre las nuevas medidas y sobre las previsiones revisadas de las que el Gobierno sí informa en la prensa internacional.

A esas líneas básicas, de las que no se salieron ayer varios miembros del Gobierno en la sesión de control del Congreso, Mariano Rajoy añadió en el pasillo que el cumplimiento de su política de austeridad se hará por la vía de recorte del gasto y no de los ingresos, al menos por ahora, “El viernes no hay subida de impuestos”, aclaró según abandonaba el hemiciclo, tras responder a las preguntas de Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) y Joan Baldoví (Compromís-Equo).

Más información
Rajoy apunta a recortes más suaves
Rajoy fuera del hemiciclo: “El viernes no hay subida de impuestos”
Las autonomías rechazan un reparto del déficit ‘a la carta’

Ni el presidente del Gobierno, ni la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, ni los ministros Luis de Guindos y Cristóbal Montoro quisieron explicar en la Cámara las nuevas previsiones del Gobierno para este año ni las medidas que el Consejo de Ministros aprobará el viernes.

La número dos del Ejecutivo no pasó de una referencia genérica a “una fiscalidad más adecuada para los emprendedores, la eliminación de barreras administrativas a través de una reforma profunda de todas las Administraciones y un nuevo marco económico para crecer; garantía de la unidad de mercado y liberalización de servicios, como las telecomunicaciones o la reforma energética”. Tampoco aclararon los portavoces la contradicción entre el 1,5 de caída de la economía en este año que Luis de Guindos preveía en la prensa norteamericana (tres veces lo presupuestado antes) y el mensaje positivo que el propio presidente y el titular de Economía quisieron lanzar ayer. En el Congreso no vale para el Gobierno lo que se explica en la prensa internacional. “Yo les pediría que se fijaran en los indicadores adelantados que muestran que la recuperación de la economía española va a estar en marcha mucho antes de lo que pensamos”, aseguró De Guindos. “El déficit exterior ha mejorado, las exportaciones han mejorado, la balanza de pagos ya está en superávit, la inversión extranjera ya está entrando en nuestro país, hoy los mercados se comportan mejor, ya nos estamos financiando a unos precios similares a los del año 2010, la prima de riesgo está bien”, concretó el presidente del Gobierno.

Rajoy reafirmó su deseo de “mantener la política económica que hemos llevado a cabo durante los últimos meses, y hay que seguir reduciendo el déficit público”. El presidente tampoco informó de las gestiones para lograr flexibilidad de la UE en las exigencias de déficit, aunque se atribuyó el mérito por el resultado que se pueda lograr.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pasado de Rubalcaba

F. G.

Siempre que hay ocasión, Alfredo Pérez Rubalcaba aprovecha para pedirle al presidente del Gobierno en el Congreso que rectifique su política económica. Hace una semana habló de la economía española y los efectos de la política impuesta por la derecha europea, y ayer se refirió al oxígeno que nos dará Bruselas para cumplir el objetivo de déficit. Su tesis es que ese nuevo margen sea utilizado para cambiar los Presupuestos en vigor por planes de estímulo de la economía. También que no se pueden exigir más sacrificios a los españoles en forma de nuevos recortes y que las cifras de paro (incluidas las de la EPA prevista para hoy) seguirán siendo malas si no se produce la rectificación de la política de crecimiento. Y a esas peticiones, de forma invariable, le suele caer la respuesta de Mariano Rajoy en forma de reproche por el pasado, por lo que hizo el PSOE en el Gobierno. Quince meses después de llegar al Ejecutivo, el presidente le espetó: "No tiene usted ninguna autoridad para hablarme a mí de rectificaciones en materia de déficit público".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS