Aznar se remonta a 1934 para explicar la situación catalana

El expresidente presenta su libro de memorias junto a Rajoy y Rato Rato rehúsa contestar si, como dice Aznar, rechazó dos veces ser su sucesor "Esta no es la mayor crisis nacionalista que hemos tenido. Ya tuvimos una en 1934", afirma "Los nacionalismos son malos gobernantes", dice

Tan solo un día después de las elecciones catalanas, José María Aznar se remonta a la década de los treinta para comparar las aspiraciones soberanistas de Artur Mas con la crisis de 1934. “Conviene recordar que esta crisis nacionalista ya la vivimos en 1934 y los nacionalistas en líneas generales son malos gobernantes, y cuando intentan gobernar los territorios que dicen que son suyos generan grandes líos y grandes problemas”.

El expresidente del Gobierno se ha referido así a las tensiones territoriales en Cataluña al valorar el resultado de las elecciones durante la presentación del primer volumen de su libro Memorias.

Aznar ha insistido, como hizo hace unas semanas en un acto junto a Mario Vargas Llosa, en que “España no se va a romper”, y en el supuesto de que alguien quiera romper desde Cataluña, antes se rompería Cataluña”. Y, como prueba de ello, el presidente de la fundación FAES ha subrayado que “la fragmentación política” del Parlamento de Cataluña es ahora la mayor de todas las comunidades autónomas. “Pero España continúa y continuará”, ha respondido Aznar al periodista Carlos Herrera, que le acompañaba en el acto, que ha resultado en una suerte de oda al aznarismo.

El exjefe del Ejecutivo ha reunido en esta presentación, además de varios ministros, la alcaldesa, Ana Botella; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y dirigentes populares, al actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a Rodrigo Rato, que rechazó dos veces la oferta de sucederle en el cargo antes de cambiar de idea. Ni Rajoy ni Rato han despegado ni un segundo la mirada de Aznar, pendientes del relato del exmandatario, quien ha asegurado que no siente “melancolía” por haber dejado el cargo. “Hice lo que creía que era mejor para el país, si no, no lo hubiese hecho”.

Aznar, que ha calificado de “gajes del oficio” que ETA intentara matarle en cuatro ocasiones, ha defendido que nunca puso en discusión la política de dispersión de presos pese a haber acercado a reclusos de la banda durante sus mandatos. Durante el acto ha repasado además algunos de los temas tratados en sus memorias, como la entrada en el euro. Ese fue “un punto de partida, una oportunidad política histórica para España, pero no era un punto de llegada”, ha señalado antes de comparar esa etapa de finales de los noventa con la actual. “Ahora se hereda una situación que en los números es muy parecida pero las circunstancias económicas algo distintas”, ha afirmado. Aun así, ha querido referirse al éxito del Gobierno de Mariano Rajoy apelando, para finalizar, a los sentimientos.“Siempre le he dicho que, excepto su mujer, la persona que más le desea éxito soy yo. Su éxito será el éxito de todos, será también de la alcaldesa de Madrid, de todos los presidentes, de Rodrigo Rato….y de Carlos Herrera”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS