El PP frena el intento de sus barones de enmendar también los Presupuestos

La mayoría absoluta del Gobierno salva el primer trámite de las Cuentas del Estado

El Grupo Popular tiene intención esta vez de dar muestras de diálogo y flexibilidad en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado, que este miércoles superaron su primer escollo, el del debate de totalidad, solo con los votos de la mayoría absoluta del PP (185) y el habitual añadido del diputado de UPN.

Las cuentas empezarán ahora su larga tramitación, con el rechazo de todos los demás grupos (11), que consideran que las Cuentas son irreales porque se basan en previsiones que nadie comparte, que no sirven para salir de la crisis y, sobre todo, que no es cierta la afirmación del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, de que son los Presupuestos más sociales de la democracia.

Más información
Montoro: los nacionalistas abren debates y “el Gobierno paga”
La oposición contra los Presupuestos

El PP asegura que tiene muy escaso margen de maniobra para negociar. Pero, esta vez, al menos asegura que pretende dialogar con los demás grupos para intentar incorporar algunas modificaciones. Los antecedentes no son buenos, porque en marzo solo admitió tres enmiendas irrelevantes para los presupuestos de 2012, presentadas por él mismo, y rechazó más de 3.000 de la oposición.

El Gobierno ha tenido que hacer frente primero a un conato de rebelión interna contra los Presupuestos, procedente de relevantes barones, que lamentaban la reducción de las inversiones en sus comunidades. Los presidentes de Baleares y de la Comunidad Valenciana, José María Bauzá y Alberto Fabra, respectivamente, criticaron las cuentas. El segundo anunció reiteradamente su intención de hacer que los diputados de su comunidad presentaran enmiendas por valor de hasta 144 millones de euros más para inversiones en la región. Ese anuncio provocó tanta sorpresa como malestar en el Gobierno y en el PP, porque sonó a llamamiento a la rebelión y a la ruptura de la disciplina de voto del grupo parlamentario. También porque supone pensar que los diputados representan a los presidentes de cada comunidad, cuando las enmiendas debe firmarlas la dirección del grupo.

Por eso, el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, llamó recientemente a Fabra. Le dijo que si quiere proponer cambios a los Presupuestos lo haga a través del Ministerio de Hacienda, y le advirtió de que no aceptará enmiendas que no vengan avaladas por Montoro. Por supuesto, toda enmienda de inversión territorializada debe ir acompañada de la partida de la que se rebaja, porque el Gobierno da por hecho que será imposible aumentar el gasto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ministro ha empezado ya conversaciones con algunas comunidades como, por ejemplo, la de Aragón, para estudiar posibles inversiones en la región.

Montoro volvió a defender este miércoles en la tribuna del Congreso los Presupuestos, frente a todos los portavoces del Grupo Mixto. De ellos, solo Carlos Salvador (UPN) le mostró su apoyo. Los demás insistieron en negar que sean Presupuestos creíbles y sociales, como sostiene Montoro. Hasta Enrique Álvarez Sostres, diputado del Foro Asturias y socio permanente del Gobierno, se abstuvo tras definir los Presupuestos como “una utopía y una fantasía surrealista”.

El portavoz de ERC, Alfred Bosch, explicó que las cuentas “violan la ley” porque no reflejan el peso demográfico y económico de Cataluña, y la “empujan” a salir de España. Olaia Rodríguez (BNG) afirmó que son “papel mojado”, como lo fueron los de 2012, y buscan “salvar a los verdugos y sacrificar a las víctimas”.

Para Montoro, en cambio, las cuentas son las “de un país en crisis, orientadas a combatir la crisis, la respuesta a un contexto económico difícil, y ponen los medios para contribuir a que 2013 sea el último año de recesión en España” y a que “se abra la puerta al crecimiento económico y la creación de empleo”.

Hasta el viernes, los grupos podrán presentar enmiendas parciales. El día 14 de noviembre, coincidiendo con la huelga general, el pleno del Congreso aprobará las Cuentas para enviarlas al Senado. Si se introdujeran enmiendas en la Cámara Alta, se votarán definitivamente el 20 de diciembre, en el primer aniversario del Gobierno de Mariano Rajoy.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS