Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE lleva al Congreso el ‘caso Falciani’

El informático que destapó a cientos de evasores está preso y reclamado por Suiza

Hervé Falcani, exempleado del banco HSCB
Hervé Falcani, exempleado del banco HSCB AFP

La extradición del informático Hervé Falciani, detenido en Barcelona el 1 de julio, ha llegado al Congreso de la mano del PSOE. El portavoz socialista en la Comisión de Hacienda, Pedro Saura, ha preguntado al Gobierno sobre las medidas adoptadas para obtener la información sobre evasores fiscales españoles en Suiza que el informático francoitaliano ofreció a las autoridades españolas nada más ser detenido. Años antes, Falciani, exempleado del banco HSBC en Ginebra, obtuvo los datos de 130.000 cuentas de presuntos defraudadores en esa entidad y se los dio a Francia, colaborando con la fiscalía para desencriptar y sistematizar los datos. Parte de esa información fue entregada por el país vecino a España en mayo de 2010, y gracias a eso se llevó a cabo “la mayor regularización de la historia del fisco”, como dijo el exsecretario de Estado de Hacienda Carlos Ocaña. La Agencia Tributaria desenmascaró al menos a 659 presuntos defraudadores y sacó a la luz cerca de 6.000 millones de euros no declarados.

Falciani fue detenido en un control policial rutinario en el puerto de Barcelona, al que llegó en barco el 1 de julio. En un control rutinario de documentación, la policía descubrió que existía una orden internacional de detención contra él emitida por Suiza, que lo acusa de vulneración del secreto bancario al considerar que robó esos datos. El 9 de agosto, durante su primera declaración en la Audiencia Nacional, donde se sigue su proceso de extradición, el informático se ofreció a las autoridades españolas para descubrir a nuevos evasores con cuentas en el HSBC.

El pasado 22 de mayo, en una comparecencia en el Senado francés del fiscal que investigó la información facilitada por Falciani en ese país, Éric de Montgolfier, este subrayó el auxilio prestado por el informático ahora preso en España. “No se trataba de listas, sino de datos informáticos en los que había que penetrar. Y no lo hubiéramos conseguido sin su ayuda”, explicó el fiscal, que podría ser llamado a declarar en el proceso de extradición que se sigue en la Audiencia Nacional.

La Fiscalía de ese tribunal presentará en breve su informe sobre la entrega a Suiza, que tiene enormes obstáculos. El primero es que la vulneración del secreto bancario no es delito en España: al contrario, la ley de prevención del blanqueo de capitales establece un deber general de informar sobre cualquier indicio de fraude, y Falciani lo ha cumplido. Además, Hacienda, la Fiscalía Anticorrupción y la Audiencia Nacional ya se han servido de sus datos en la persecución de varios evasores. Entregar al informático a Suiza implicaría reconocer el origen ilícito de esos datos y podría dar argumentos a los defraudadores para exigir a Hacienda que les devuelva el dinero.

La decisión está ahora en manos de la sección cuarta de la Audiencia, pero la última palabra corresponderá al Gobierno. Por eso, el diputado Pedro Saura le pregunta qué acciones ha tomado o piensa tomar al respecto.