Los recortes aíslan al PP

Cataluña se suma a las comunidades socialistas en su rechazo a las políticas de Rajoy Andalucía califica los ajustes del Gobierno como el “mayor ataque a la democracia desde el 23-F”

Josep Antoni Duran y Artur Mas, en la reunión de la Comisión Ejecutiva de CiU.
Josep Antoni Duran y Artur Mas, en la reunión de la Comisión Ejecutiva de CiU.ALBERTO ESTÉVEZ (EFE)

Las malas maneras utilizadas por el Gobierno para hacer pública la última oleada de recortes han provocado que, incluso Convergència i Unió, inicialmente favorable a los ajustes, diera este lunes un portazo al Partido Popular. Los nacionalistas catalanes no serán esta vez aliados del Gobierno para convalidar el real decreto con todos los ajustes anunciados la semana pasada y que el Congreso votará el jueves.

El enfado en las filas nacionalistas es mayúsculo porque los recortes invaden todo tipo de competencias de la Generalitat y se han hecho sin consenso. Además, CiU continúa indignada porque el Gobierno se niega a compartir con las autonomías el incremento de un punto del límite de déficit concedido por Bruselas a España. “El trato que recibimos marca un punto de inflexión en la relación en Madrid entre CiU y el Gobierno del PP”, sentenció este lunes Josep Antoni Duran i Lleida.

La Generalitat esperaba que el Gobierno atendería su petición de ampliar medio punto el objetivo de déficit autonómico de este año, pero en lugar de esto se encontró con que el límite se mantenía inalterable para este año y se reduce cuatro décimas (hasta el 0,7% del PIB el año que viene). CiU considera que esto es un acto de “deslealtad e insolidaridad”.

Para Duran, la respuesta del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, fue “completamente irresponsable, impresentable e inconcebible”, y “cierra el paso a una colaboración con el Gobierno del Estado”. En opinión de Duran, “las cosas no pueden ser como hasta ahora”.

Más información

Otras fuentes de CiU apuntan a un serio problema en las formas del PP para continuar la colaboración. “Nada podía seguir igual después del Qué se jodan de la diputada Andrea Fabra”, sintetizaban estas fuentes.

Sin lanzarse a la rebelión total, CiU trató este lunes de dejar claro que no piensa aplicar en Cataluña algunas de las medidas anunciadas por el Gobierno central. Concretamente anunció que estudiará “todo tipo de medidas legales” para evitar que Cataluña tenga que aplicar a rajatabla la reducción de déficit hasta el 0,7%. Esto no impedirá que los dos Gobiernos sigan colaborando. Por ejemplo, para finales de esta semana está previsto un contacto técnico entre el Ministerio de Hacienda y el departamento de Economía para seguir la evolución de las medidas de ajuste de Cataluña.

En lo referente a la liberalización de horarios comerciales, Duran dejó claro que la Generalitat no piensa aplicar el decreto del Gobierno. “Cataluña no aplicará la ley estatal, sino la ley catalana”. Esto no tiene por qué suponer un acto de insumisión, pues la ley catalana ya permite la apertura en domingo en los municipios turísticos que lo soliciten.

Lo que sí se encargó de delimitar Duran es el ámbito de su desencuentro con el PP. Dejó claro que el cambio en las relaciones es “en Madrid”. No es un asunto baladí. En Cataluña, el Gobierno de CiU sigue siendo completamente dependiente del Partido Popular. Este miércoles mismo CiU se verá obligada a recurrir de nuevo al PP si quiere frenar varias propuestas de la izquierda. Entre ellas está la de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Estabilidad que en su día votaron PP y CiU y que abre la puerta a la intervención de las comunidades que incumplan los objetivos de déficit.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50