Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba declara fracasada toda la gestión de Rajoy contra la crisis

El líder del PSOE, dispuesto a un “pacto nacional” para acordar otros ajustes

Reprocha la actitud del Grupo Popular de “aplaudir” los anuncios de recorte

No desiste el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en su afán de arrastrar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a que cuente con su grupo parlamentario para hacer frente a la crisis con ajustes “más eficaces y menos dañinos”. Y, desde luego, pactados. Este miércoles lo volvió a intentar en el pleno del Congreso en el que el jefe del Ejecutivo presentó un nuevo paquete de medidas durísimas para subir los ingresos y reducir los gastos. Le pidió un “pacto nacional” toda vez que en estos seis meses de gobierno del PP “todos los parámetros han empeorado”, por lo que para Rubalcaba es fácil deducir que las recetas de Rajoy no son las adecuadas. “Le presento una enmienda a la totalidad”, censuró el líder socialista antes de tenderle la mano para pactar medidas contra la crisis que no supongan “castigar a las clases medias y a los trabajadores”, le espetó Rubalcaba.

Fue un debate un tanto complicado para el líder del primer partido de la oposición porque sus ofertas de pacto no son bien acogidas por la totalidad de su grupo parlamentario. En Twitter, el diputado socialista vasco Odón Elorza escribía: “Nos come la responsabilidad de exgobernantes”.

El líder socialista empleó bastante tiempo en hablar de la Cumbre Europea para resaltar la influencia del PSOE en las políticas que defendió Rajoy, de manera que los minutos pasaban y Rubalcaba no hablaba de los recortes que Rajoy acababa de anunciar. Para desolación de parte del Grupo Socialista, el presidente del Gobierno se regodeó en destacar el acuerdo sobre aspectos de la Cumbre Europea. “Me he sentido respaldado por usted”, le dijo Rajoy a Rubalcaba.

Con su “agradecimiento” Rajoy colocó a Rubalcaba en una situación embarazosa ante su partido y ante sectores de su electorado. “Entiendo que está usted de acuerdo con la política que el Gobierno está haciendo ante la Unión Europea, y se lo agradezco”, insistió Rajoy en la primera réplica a Rubalcaba. Quizá por eso el líder socialista tuvo que aprovechar al máximo los pocos minutos que tenía en su segunda y última intervención para dejar claro su rotunda oposición a las políticas de Rajoy. Fue más una cuestión de formas que de fondo ya que desde el primer minuto el líder del PSOE consideró fracasada la gestión de Rajoy en sus seis meses de gobierno.

“Señor presidente, deje de buscar nuevos culpables de la crisis económica. Ya son los pensionistas, los becarios, los desempleados, los funcionarios, los concejales...”, pidió Rubalcaba. “Los únicos no culpables son los defraudadores de Hacienda”. Se refería el líder del PSOE a la amnistía fiscal declarada por el Gobierno y que su grupo va a recurrir al Tribunal Constitucional. Cuando Rubalcaba subió a la tribuna por segunda vez ya sabía el revuelo que había entre los funcionarios por la supresión de la paga de Navidad. Pero quiso acordarse sobre todo de la otra medida que causó un gran impacto: la reducción de la cuantía del subsidio de desempleo a los seis meses del comienzo de su percepción. “Además de recortar, usted insulta a los desempleados; recorte pero no insulte”, espetó Rubalcaba al presidente dado que este justificó esa reducción porque el mantenimiento del subsidio “desincentiva” la motivación para buscar trabajo. “Hay cinco millones de desempleados que buscan empleo todos los días y no lo encuentran”, recordó el líder de la oposición.

Ya sin concesiones, Rubalcaba se centró en el reproche por los ajustes concretos que Rajoy había anunciado. En el diario de sesiones quedaron los acuerdos sobre el Consejo Europeo y el recordatorio a Rajoy de que los socialistas españoles defienden exactamente las mismas políticas que el mandatario francés, Françoise Hollande, y que estas han servido a Rajoy para conseguir ventajas para España.

Se puede hacer otra política, se pueden hacer otros ajustes, se deben subir otros impuestos pero no el IVA, señaló el líder socialista. “Retire la subida del IVA; ya ha subido el IRPF y muchos ciudadanos ya no pueden pagar más”, exigió.

Políticas distintas y gestos y formas diferentes. Es también lo que trató de remarcar Rubalcaba. Para hacerlo se retrotrajo al pleno del Congreso del 12 de mayo de 2010 en el que el presidente del Gobierno de entonces, José Luis Rodríguez Zapatero, con tono dramático y gesto de consternación anunció los primeros recortes de la crisis, incluida la subida del IVA. Los socialistas de entonces, entre los que estaba Rubalcaba en el banco azul del Gobierno, recuerdan esa jornada como una de las peores de sus vidas políticas. “Fue muy mal día para el Grupo Socialistas”, recordó este miércoles Rubalcaba en alto. “Pero el debate fue muy distinto, sobre todo por lo que hizo la oposición de entonces, el PP, y lo que hemos hecho nosotros ahora”, siguió diciendo. “Ningún diputado del PSOE ha ido a Coalición Canaria a pedir a sus miembros que dejen caer al Gobierno”. Enseguida Rubalcaba desarrolló el reproche por si alguien no sabía a que se refería. “Eso fue lo que hizo el señor Montoro, entonces en la oposición, al pedirle a Ana Oramas, de Coalición Canaria, que no votara las medidas que proponía Zapatero y si España se hundía ya la levantaría después el PP”. Ante este relato, los socialistas aplaudieron y el resto guardó silencio. Otra diferencia más destacó el líder socialista. “El PSOE lo pasó muy mal ante esos anuncios de 2010 y ustedes aplauden a cada recorte que ha anunciado el presidente del Gobierno. Sí, la actitud es muy diferente”. Los aplausos de los diputados del PP a su líder, Mariano Rajoy, al final de los anuncios, puestos en pie, llamaron la atención a todos los portavoces de la oposición.

A pesar de estos reproches, el presidente del Gobierno no quería aparentar enfrentamiento con Rubalcaba y recordó que también Gobiernos socialistas, con apoyo de IU, están recortando. Se refería a Andalucía y Asturias. Rubalcaba se revolvió. “Andalucía está haciendo un ajuste más justo, sin perjudicar a los más débiles pero con lealtad al Estado”.