Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba recela de que el rescate no repercuta en toda la sociedad

El PSOE reclama la comparecencia urgente del presidente del Gobierno

Cospedal remacha que la reforma financiera debería estar hecha “hace años”

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en un acto de partido celebrado en Madrid.
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en un acto de partido celebrado en Madrid.

Con disgusto y recelo ha acogido el PSOE la decisión del Gobierno de España de pedir ayuda, o un préstamo, como dice el ministro de Economía, Luis de Guindos, para recapitalizar el sector financiero español. Las llamadas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a Alfredo Pérez Rubalcaba, antes y después de la reunión del Eurogrupo, no han disipado sus muchas dudas sobre el alcance y el significado de esta inyección de dinero que irá al FROB y pasa a ser deuda pública.

Ante tanta duda, el PSOE ha decidido pedir la comparecencia en el Congreso de Mariano Rajoy, aunque hoy mismo el líder socialista ha convocado a su equipo económico y político para tratar de desentrañar las consecuencias del rescate. “Es una mala noticia”, dijeron fuentes oficiales de la ejecutiva federal del PSOE, pocos minutos después de que terminara su intervención el ministro de Economía, Luis de Guindos. Antes de la misma, Rajoy conversó con Rubalcaba y no le dijó nada muy diferente a lo que el ministro expuso públicamente. Ya por teléfono, el líder del PSOE expresó a Rajoy sus primeras dudas y su disgusto.

Sí, desde el PSOE se recalca que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, “trabajó intensamente” por evitar el rescate, y también reconoce que Rajoy ha trabajado en esa línea aunque el manejo de la crisis de Bankia ha sido “un desbarajuste”. Desde el Gobierno y ahora en la oposición, el PSOE “ha trabajado para evitar el rescate” , señalan las fuentes oficiales. Rubalcaba estuvo todo el día en la sede de su partido, primero, en una reunión con alcaldes y, después, con parte de su equipo. Dirigentes del PSOE hablaban ayer de “fracaso” y expresaron su deseo de que este rescate “debía haberse evitado”.

Tanto en las conversaciones con Rajoy, como con los dirigentes de su partido, prevaleció su preocupación por el impacto de esta inyección de crédito en el conjunto de la economía española. “El rescate a la banca no lo pueden pagar justos por pecadores y todo el dinero público que salga para los bancos tiene que volver a las arcas públicas”. Esta declaración de Rubalcaba previa a la reunión del Eurogrupo se mantuvo en los mismos términos tras la explicación pública del ministro y del propio Rajoy al líder del PSOE. “Si mantenemos las dudas porque esa línea de rescate será deuda, que repercutirá en el déficit, y a continuación puede haber más recortes”, traducen en el PSOE en una primera aproximación.

La crítica y la exigencia de explicaciones recorrió anoche el discurso de todas las fuerzas políticas de la izquierda. Su resquemor se plasmará la próxima semana en el Congreso, como anticipan Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya-Els Verds y ERC. Joan Coscubiela de ICV aprovechará una pregunta parlamentaria al presidente del Gobierno el próximo miércoles sobre el sistema financiero para entrar de lleno en el rescate.

“No es un rescate es un préstamo”, dicen en CiU, al asumir, ellos sí, el término y el concepto que defiende el Gobierno de España. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha estado informado por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría y su portavoz adjunto, Josep Sánchez Llibre, no ha sido ajeno al contenido de la reunión del eurogrupo. CiU se reivindica por su labor durante los últimos cuatro años al apoyar tanto la reforma financiera del presidente José Luis Rodríguez Zapatero como la de Rajoy. “Se ha llegado a la petición de un préstamo y no a un rescate gracias al trabajo de los dos gobiernos, apoyado por nosotros”, señala Sánchez Llibre. Pero también hay una objeción de fondo. “Si nos hubieran hecho caso y se hubiera creado un banco malo, no se habría llegado a esta situación”, lamenta el portavoz adjunto de CiU en referencia a esa propuesta de su grupo nunca atendida.

El mensaje de unidad en estos momentos graves prevaleció en CiU, pero también fue la última palabra del PSOE. “En esta situación tan difícil, los españoles, todos unidos, tenemos que defender ante Europa y ante el resto del mundo que somos un país serio, con una economía solvente y que vamos a salir adelante”, dijo Rubalcaba antes de expresar sus múltiples dudas.

Más información