Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy y Rubalcaba retoman el diálogo sobre Europa y la ayuda a los bancos

Pactan renovar los tribunales Constitucional y de Cuentas y el Defensor del Pueblo en junio

Rajoy activará “en breve” un mecanismo para avalar la deuda de las autonomías

Presidente y líder de la oposición acercan posiciones durante casi tres horas

Cada día, un sobresalto nuevo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió este viernes a Josep Antoni Duran, portavoz de CiU, y a Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE, en un día con dos bombas encima de la mesa: primero, la suspensión de la cotización de Bankia, que alteró todo y disparó la prima de riesgo, que rozó de nuevo los 500. Y después llegó la hipótesis de que la Generalitat de Cataluña necesitara un rescate.

En ese ambiente era muy difícil que Rajoy y Rubalcaba —e incluso Duran, que pidió un “pacto de Estado”— no acercaran posiciones. Después de semanas de silencio y mucha tensión entre PP y PSOE, los resultados de las casi tres horas de reunión entre Rajoy y Rubalcaba, o al menos la versión siempre edulcorada que trasladaron sus portavoces —de forma insólita, el líder de la oposición decidió no comparecer ante la prensa— indica que algo ha cambiado. No están de acuerdo ni mucho menos en todo, pero hay tres líneas de trabajo en las que parece estar cercanos.

Por una parte, la que más puntos de encuentro tiene es la política europea. Ambos se han comprometido a mantener contactos frecuentes, por teléfono o en persona, para compartir la estrategia europea de España, sobre todo de cara a la cumbre de finales de junio, en un momento de crisis en el que Europa parece ser la clave de la solución. Aun así, los dos siguen rechazando un rescate de los bancos españoles con fondos europeos. Hay discrepancias, eso sí, con los eurobonos, que Rubalcaba apoya y Rajoy no ve prioritarios, y con el calendario para cumplir el objetivo de déficit, que Rubalcaba quiere retrasar, algo que Rajoy lo descarta.

Una comisión Gobierno-PSOE abordará la reforma de la Administración

El segundo punto es el de la gran reforma de las Administraciones públicas, que Gobierno y oposición quieren revisar. Formalmente se habla de “eliminar duplicidades”. En realidad se trata de una importante reducción de las Administraciones, especialmente locales, autonómicas y empresas públicas. Se creará una comisión Gobierno-PSOE para analizarlo y encauzar esa reforma.

El último punto clave de acercamiento es la reforma financiera. Rajoy informó a fondo a Rubalcaba de la situación de Bankia. El líder del PSOE le dijo al presidente que el Gobierno no está explicando bien a los ciudadanos la situación. El PSOE ha apoyado hasta ahora la nacionalización, aunque pide —al contrario que el PP, que lo bloquea— que comparezcan en el Congreso sus anteriores responsables, en especial Rodrigo Rato, José Luis Olivas y Miguel Blesa, todos cercanos al PP.

Rajoy quiere que el PSOE apoye el jueves la reforma financiera. Los socialistas pretenden cambiar la ley para que haya más garantías de que se recuperará el dinero público. Rajoy y Rubalcaba pactaron que el PSOE enviará al PP sus enmiendas antes del jueves y se buscará un acuerdo. En cualquier caso no es fácil, y menos después de conocer que Bankia necesitará 19.000 millones más de dinero público sin que nadie asuma responsabilidades.

En esa línea de entendimiento, ambos acordaron renovar el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo antes del 30 de junio, como habían pactado en febrero. Sobre RTVE no hay ninguna posibilidad de acuerdo porque el PSOE entiende que el Gobierno ha roto el pacto al cambiar la ley.

Duran señaló que él le había pedido a Rajoy que pusiera un catalán en el Constitucional, y más después del enfrentamiento que parte de la sociedad catalana y sus instituciones tuvieron con este tribunal tras la sentencia sobre el Estatuto catalán. Rajoy le contestó que eso dependía de Rubalcaba. Hay cuatro miembros por renovar y el PSOE quiere dos, con lo que el pacto dejaría fuera a CiU.

La situación de las autonomías preocupa. Rubalcaba pidió una Conferencia de Presidentes, a la que Rajoy lleva semanas dando largas. Duran anunció que Rajoy, en su reunión, le había prometido que “en breve” se pondrá en marcha un mecanismo para que el Estado garantice la deuda de las autonomías que estén cumpliendo sus objetivos de reducción del déficit.

Las comunidades afrontan vencimientos por valor de unos 8.400 millones de euros antes de final de año. Muchas de ellas, la mayoría, tienen enormes problemas para financiarse. Los bancos solo les prestan a intereses desorbitados, como le sucedió hace dos semanas a la Comunidad Valenciana. Muchas de ellas han pedido los llamados hispanobonos: emisiones de deuda para todos avaladas por el Estado. Duran explicó que Rajoy le ha explicado que no serán los hispanobonos, pero habrá algún mecanismo para garantizar que las comunidades ahogadas, como Cataluña y otras muchas, puedan refinanciar sus deudas siempre que cumplan los objetivos.

La situación económica monopolizó pues las dos reuniones de Rajoy en La Moncloa. El presidente quiso claramente minimizar la figura de Rubalcaba, y le citó a última hora de la tarde, poco antes de un partido de fútbol muy seguido, como es la final de la Copa del Rey. La reunión, en la que no comieron nada, acabó justo antes de que empezara la final, pero Rubalcaba abandonó La Moncloa más tarde, cuando ya se había producido la pitada al himno nacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >