Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy viaja a Seúl para verse con Obama tras conocer el resultado de las elecciones

Mañana se inaugura la Cumbre de Seguridad Nuclear, en la que participan 54 mandatarios

Esta madrugada, tras conocer el resultado de las elecciones andaluzas, Mariano Rajoy tenía previsto tomar un avión de la Fuerza Aérea y viajar a Seúl (Corea del Sur), donde este lunes se inaugura la Cumbre de Seguridad Nuclear, en la que participan mandatarios de 54 países y cuatro organizaciones internacionales. El presidente español llegará a la capital surcoreana por la noche, por lo que no podrá participar en la primera jornada del evento, y regresará a España el miércoles por la mañana, para estar presente en la jornada de huelga general convocada el día 29 por los sindicatos contra la reforma laboral de su Gobierno.

La Moncloa barajó la posibilidad de aprovechar el primer viaje de Rajoy a Extremo Oriente para visitar algún otro país de la zona, como suelen hacer otros líderes occidentales, pero lo apretado de la agenda doméstica le obligó a reducir al mínimo su ausencia de Madrid, apenas 48 horas. Aun así Rajoy no ha querido perderse su primera cumbre internacional (al margen del Consejo Europeo) desde que es presidente.

Varias razones explican este interés. Se trata de no hacer un feo al verdadero impulsor de esta iniciativa, el presidente de EE UU, Barack Obama, que fue el anfitrión de la primera cumbre, celebrada en 2010 en Washington. Además, España ha tenido un especial protagonismo en el proyecto, ya que coordina hasta 2013 el Grupo de Acción y Evaluación de la Iniciativa Global contra el Terrorismo Nuclear, que tuvo su primera reunión en Córdoba el año pasado y cuyas conclusiones presentará Rajoy en Seúl. Este grupo estudia las medidas que deben adoptar los países para evitar que material nuclear susceptible de servir para la fabricación de una bomba atómica o una bomba sucia (un explosivo convencional con elementos radiactivos) pueda caer en manos de grupos terroristas. También se trata de preparar una respuesta ante la eventualidad de que un atentado de este tipo llegara a producirse y de fomentar el intercambio de información sobre contrabando de material o tecnología nuclear.

Las directrices que formula no son vinculantes y su aplicación depende de la voluntad de cada país, pero se trata al menos de elevar la conciencia sobre este problema. El debilitamiento de Al Qaeda, tras la ejecución de Bin Laden, y los recortes presupuestarios que afectan a las inversiones necesarias para mejorar la seguridad de las instalaciones --empezando por EE UU, principal financiador de los países que no cuentan con recursos para ello—amenazan, no obstante, con dejar en papel mojado buena parte de las medidas propuestas.

La cita de Seúl permitirá a Rajoy encontrarse por vez primera con Obama. Se descarta que ambos mantengan una entrevista formal, pero al menos se prevé un saludo y un primer intercambio de impresiones. Para una reunión de trabajo habrá que esperar a la cumbre de la OTAN, prevista en mayo en Chicago, o más probablemente a la primera visita de Rajoy a la Casa Blanca –como sugirió el embajador de EE UU en Madrid, Alan Solomont-, que ya preparan los gabinetes de los dos presidentes, aunque aún no tenga fecha.

Con quien sí está previsto que se entreviste Rajoy en Seúl es con los primeros ministros de Turquía, Recep Tayyip Erdogan —con quien abordará el conflicto de Siria—y Canadá, Stephen Harper; así como con los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, Sudáfrica, Jacob Zuma, y Kazajastán, Nursultán Nazarvaiev. También podría reunirse con el presidente en funciones de Rusia, Dmitri Medvédev, que en mayo cederá el puesto a su antecesor y sucesor, Vladimir Putin. El miércoles por la mañana, antes de regresar a Madrid, será recibido por el presidente de Corea del Sur, Lee Myung-Bak. Mañana en Seúl Rajoy conmemorará su 57 cumpleaños.