Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos apuesta por el contrato único en una tribuna en el 'Wall Street Journal'

El ministro de Economía defiende los recortes del Gobierno y el límite de déficit público

Apuesta por simplificar la contratación y critica el actual sistema de negociación salarial

El Consejo de Ministros estudia hoy la reforma laboral y la del sistema financiero

El ministro de Economía, Luis De Guindos. Ampliar foto
El ministro de Economía, Luis De Guindos.

"Actualmente contamos con cerca de 40 diferentes tipos de contrato de trabajo. Hay que simplificar este sistema: un contrato único a tiempo completo con cláusulas comunes para todos los nuevos trabajadores, y otro para fomentar la contratación a tiempo parcial". La reforma del mercado laboral, junto a la del sistema financiero y la reestructuración del sector bancario, será, en opinión del ministro de Economía, Luis de Guindos, decisiva para el futuro de España. Así lo manifiesta en una tribuna que hoy publica The Wall Street Journal, en la que asegura que estas medidas "persiguen un objetivo simple pero fundamental: fomentar la creación de empleo y la productividad con el fin de mejorar la competitividad de las empresas españolas y de la economía en su conjunto". 

Guindos, que también critica el actual sistema de negociación salarial, se dirige a los inversores directamente desde la voz de los mercados para recordar que "la consolidación fiscal no es una opción", porque "es un requisito para garantizar la confianza de los inversores y garantizar la sostenibilidad" de las cuentas públicas y la estabilidad macroeconómica del país . "Esta", asegura "es la razón de que la primera decisión adoptada por el nuevo Gobierno Rajoy, fue la adopción de un paquete duro de recortes de gastos y un aumento progresivo en el impuesto del IRPF".

El titular de Economía justifica las medidas como "necesarias para compensar el impacto del inesperado salto en el déficit público en 2011 a 8% con respecto al 6% inicialmente previsto". Y lo hace destacando que, pese a ser impopulares, tuvieron el respaldo del Parlamento sin mencionar que el PP tiene mayoría absoluta.

En el texto, el ministro recuerda que España es unode los países más afectados por la crisis en materia de desempleo y, junto a la puesta en marcha de un contrato único, aboga por lanzar políticas activas de empleo que faciliten la recolocación de empleados en los sectores más productivos.

Estas consideraciones del ministro llegan justo después de que el Fondo Monetario Internacional  (FMI) apuntara en un informe que a España le esperan dos años de recesión, con una caída del 1,7% en 2012 y de un 0,3% en 2013; y horas antes d que el Consejo de Ministros estudie hoy tres informes sobre la reforma laboral, sobre la reestructuración del sector financiero y sobre la futura Ley de Estabilidad Presupuestaria, defendida en la tribuna del Wall Street Journal.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, adelantó el pasado martes que el Gobierno aprobará la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria, la reforma laboral y la reestructuración del sistema financiero entre el Consejo de Ministros del 27 de enero y los dos primeros del mes de febrero. En cuanto a la negociación salarial, insiste en que los suelos deberían fijarse en función de la productividad y no en la inflación; así como carga contra los convenios sectoriales. En su opinión, este modelo en el que priman más los acuerdos sectoriales o los autonómicos sobre los estatales y que restan peso a los de empresa, han sido "la principal razón de pérdida de competitividad" que ha sufrido el país en la última década.

Rajoy descartó la posibilidad de que la reforma laboral se apruebe hoy , aunque el Gobierno ya está trabajando en este proyecto, después de que el pasado lunes expirara el plazo dado a los agentes sociales para remitir sus aportaciones al respecto. El jefe del Ejecutivo resaltó además la importancia de sacar adelante estas reformas porque son buena parte de los instrumentos, a su juicio "los más urgentes", para trabajar hacia el gran objetivo que es volver a crecer y crear empleo.

El pasado fin de semana, tanto el ministro de Economía, Cristóbal Montoro, como su homólogo al frente de Industria, José Manuel Soria, rechazaron a la hora de reformar el mercado laboral la propuesta de la CEOE de poner en marcha un contrato de crisis con 20 días de indemnización. Frente a esta opción, la reforma que prepara el Gobierno prestará atención a otras reclamaciones patronales. Una de ellas es la generalización del contrato de fomento de la contratación indefinida, que contempla una indemnización por despido improcedente de 33 días por año trabajado, y no 45 como contempla el contrato ordinario actual.