Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba marca distancias con el PP en impuestos, sanidad y educación

“Le digo a Rajoy que no necesitan más protección los más ricos sino los que menos tienen”

Rubalcaba, durante la reunión con diputados y senadores socialistas.
Rubalcaba, durante la reunión con diputados y senadores socialistas.

El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha decidido centrar en el debate sobre los impuestos el eje de confrontación preelectoral con su principal rival, el líder del PP, Mariano Rajoy, a sabiendas de que va a ser un aspecto diferencial clave en los programas de ambas formaciones. Rubalcaba reiteró ayer su compromiso de implantar un nuevo impuesto a las grandes fortunas y a los bancos, una vez culminada su reestructuración, para promover empleo, y retó a Rajoy, contrario a cualquier subida de impuestos: “Aquí la derecha política dice no, no, no. Que no paguen más impuestos [las grandes fortunas]. Y por eso le quiero decir al señor Rajoy que no se equivoque, que los que necesitan protección no son los más ricos sino justamente los que menos tienen”.

Rubalcaba recordó cómo en otros países algunos millonarios se han ofrecido para tributar más en estos momentos de dificultad. Y cómo, sin embargo, el PP no está por imponer ningún tipo de imposición. Lo planteó ayer a la Ejecutiva del PSOE y, posteriormente, a un nutrido grupo de diputados y senadores socialistas, que acogieron la decisión con grandes aplausos, por lo que tiene de recuperación de las señas de identidad de la socialdemocracia para esta campaña.

El acto de ayer, anunciado como la presentación del borrador que se aprobará en la Conferencia Política socialista del próximo 30 de septiembre, lo convirtió Rubalcaba en un mero discurso de reivindicación de la socialdemocracia frente al PP. El siguiente punto de confrontación política con Rajoy fue la sanidad. Se comprometió a mantenerla “como está, gratuita y universal”, buscando fuentes de financiación que concretará en el programa electoral, frente a las ideas del PP que “lo único que hace es quejarse de que no tiene dinero para aplicar la política que quiere aplicar, que es recortar la sanidad pública y de paso a ver si hay un trozo de sanidad pública, lo cremoso, lo que da dinero, que puede ir al sector privado”.

Para dar más énfasis a la sanidad, Rubalcaba subrayó que una de las tres ponencias que el PSOE va a constituir para el programa se dedicará a ella. Las otras dos serán para la mejora del sistema político, con la reforma de la Ley Electoral, y para la otra “reforma estructural pendiente”, la energética. Rubalcaba adelantó otra clave diferencial con el PP, su compromiso con el cierre paulatino de las centrales nucleares.

La educación fue el cuarto punto en el que marcó las distancias con el PP. Puso énfasis en “los ataques de la derecha contra la enseñanza pública, especialmente en la Comunidad de Madrid”. Defendió el “prestigio de los educadores” frente a las “acusaciones de Esperanza Aguirre de que trabajan poco”. Y acabó con una frase lema estos días de muchos socialistas: “Pensar que un profesor solo trabaja 18 horas a la semana es como pensar que Casillas trabaja solo 90 minutos a la semana. No se puede reclamar autoridad para los profesores y luego insinuar que son vagos”.