Seres UrbanosSeres Urbanos
Coordinado por Fernando Casado

Ciencia, arte y política: poderosa alianza para cambiar las ciudades

El proyecto Coaliciones Urbanas Transformadoras intenta probar nuevos modelos de gobernanza y se sirve del cine y el arte para inspirar nuevas narrativas de ciudades futuras, más atractivas, resilientes e inclusivas

Una estudiante pasea delante de un grafitti en La Habana este 17 de noviembre.
Una estudiante pasea delante de un grafitti en La Habana este 17 de noviembre.YAMIL LAGE (AFP)

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) demostró una vez más lo difícil que es el llevar a cabo una transformación rápida y profunda, incluso ante las abrumadoras pruebas del cambio climático. Los hechos por sí solos no desencadenan acción. ¿Pero qué es lo que sí podría hacerlo? Una opción que ha demostrado la inclusión de actores considerados fuera de lo común junto con un enfoque claro en la consecución de objetivos concretos es una buena opción.

La ciencia tiene claro que las ciudades son responsables del 75% de las emisiones de carbono en todo el mundo, por lo que el liderazgo urbano es fundamental para lograr un futuro sostenible y, además, ofrecen una mayor calidad de vida a sus habitantes. En una urbe sostenible, todos ganamos. Algunas ya han empezado a transformarse, pero el lograr alcanzar las emisiones cero en todas partes sigue siendo un gran reto.

Necesitamos nuevos y más diversos actores, como los movimientos juveniles, los artistas y las organizaciones de la sociedad civil, que, de unirse a los científicos e investigadores, no sólo podrían ejercer mayor presión a los tomadores de decisiones urbanas, sino también podrían ayudar a la gente a imaginar un futuro sostenible en sus ciudades.

La buena noticia es que están surgiendo dichos actores, como el productor de cine y ganador de un premio de la Academia Dirk Wilutzky y su mujer, Mathilde Bonnefoy. La pareja ha dejado en pausa su trabajo cinematográfico para involucrarse, junto con la Universidad de las Naciones Unidas, en la lucha por las ciudades futuras de emisiones cero: “Como padre de dos hijos, como individuo y como productor de cine, me doy cuenta de que estamos en una encrucijada crítica de la humanidad”, comenta Wilutzky. “Esta ya no es una lucha solo para los científicos, los políticos y los gobiernos; es la lucha de nuestra vida por y para cada uno de nosotros, y todos tenemos que preguntarnos qué podemos aportar, personal y profesionalmente”.

La galardonada pareja es parte del proyecto de Coaliciones Urbanas Transformadoras, financiado por la Iniciativa Internacional del Clima (IKI) del Ministerio Federal de Medio Ambiente de Alemania y lo implementan la Universidad de las Naciones Unidas y varias instituciones internacionales implicadas con la lucha contra la emergencia climática. El objetivo es facilitar el establecimiento de coaliciones urbanas transformadoras relevantes en cinco ciudades de México, Brazil y Argentina.

A través de esta iniciativa se pretenden probar nuevos modelos de construcción de coaliciones y gobernanza para gestionar ciudades más sostenibles. Este proceso se ve reforzado por la investigación transformadora, las estrategias de comunicación personalizadas y las actividades para fortalecer las capacidades locales de las ciudades. El proyecto también pretende utilizar películas y arte para inspirar nuevas narrativas de futuros urbanos atractivos y cambiar la mentalidad hacia una sostenibilidad urbana más resiliente e inclusiva.

Como padre de dos hijos, como individuo y como productor de cine, me doy cuenta de que estamos en una encrucijada crítica de la humanidad

La ciencia sobre el cambio climático está ahí y es clara. Pero tenemos que replantearnos cómo difundimos los hechos, los datos y el conocimiento. Tenemos que involucrar a todos para lograr el cambio necesario en el plazo en que se necesita. El arte y el cine pueden desempeñar un papel importante como intermediarios entre los científicos y la población en general. Tenemos que comunicar los hechos de una forma más creativa para no solo llegar a más gente, sino para lograr que se entienda y se sientan afines al tema.

Los hechos y los datos apelan a la razón, pero la razón por sí sola no impulsa el comportamiento humano, necesitamos de las emociones, del corazón. Los realizadores de cine pueden crear nuevas narrativas y ayudarnos a imaginar un nuevo futuro urbano más inclusivo y sostenible. Cuando los artistas, los líderes urbanos y la ciencia trabajan juntos, puede surgir una poderosa alianza.

El proceso no siempre es fácil y no está exento de frustración por ambas partes. A los científicos les gusta la exactitud y los hechos, pero es evidente que esto no es suficiente para evitar la crisis climática. Se necesitan nuevas alianzas creativas que fomenten una nueva forma de comunicarse. Y, del mismo modo, los artistas también necesitan que los científicos den la base fáctica para su trabajo. Así que, aunque se trata de una constelación de actores realmente nueva, si trabajamos juntos, podremos ganar la carrera de las emisiones cero.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS