Seres Urbanos
Coordinado por Fernando Casado

Cuando las ciudades apuestan por la cultura

Diez urbes portuguesas compiten para ser Capital Europea de la Cultura en 2027. Évora, Faro, Funchal y Coimbra son algunas de ellas

La iglesia de Santo Antão y la plaza do Giraldo, en Évora, Portugal.
La iglesia de Santo Antão y la plaza do Giraldo, en Évora, Portugal.Stuart Black (Alamy)

Cada año, dos estados miembro de la Unión Europea eligen una de sus urbes para representar a su país como Capital Europea de la Cultura. Esta designación supone un gran impulso para las ciudades no solo en el ámbito cultural y creativo, sino también para sectores como el turismo o el comercio. El impacto mediático y el reconocimiento de sus habitantes implican también un factor muy positivo que anima a los consistorios a candidatarse.

Más información
La tecnología al servicio de la ciudadanía
Transporte: el progreso pasa por compartir
Diseñando el espacio público ‘queer’

Las postulaciones van acompañadas de una intensa programación cultural que muestra la capacidad de sus gestores y creativos para dinamizar la vida e industria de sus municipios. Por lo que, aun cuando no son elegidos, la ciudadanía local comienza a beneficiarse del acicate que supone esta posibilidad.

El turno para las ciudades españolas llegará en el 2031: Burgos, Granada y Jerez de la Frontera ya han declarado sus intenciones de participar. En el caso de Jerez, por ejemplo, además del propio Ayuntamiento, se están involucrando entidades como la Cámara de Comercio y la Confederación de Empresarios. El contexto de la Capitalidad Europea de la Cultura sirve de caldo de cultivo para el surgimiento de otras iniciativas, como es el caso del I Foro de Municipios por la Cultura, con la implicación de la Universidad de Cádiz y la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía, que tuvo lugar el pasado mes de marzo, y contó con ponentes de primer nivel para discutir sobre los nuevos horizontes de la política local del sector.

El turno para las ciudades españolas llegará en el 2031: Burgos, Granada y Jerez de la Frontera ya han declarado sus intenciones de participar

Para Portugal, el título se vislumbra más cercano: 2027. Diez urbes se encuentran en la recta final a tan solo dos años de anunciarse la elegida. La buena noticia vendrá acompañada de un presupuesto de 25 millones de euros y la candidatura ganadora deberá, según el ejecutivo luso, “salvaguardar y promover la diversidad de culturas en Europa, resaltando las características comunes que comparten, fomentando el sentimiento de pertenencia a un espacio de identidad común”.

Évora, la capital del Alentejo, ha tomado buena nota de estas líneas estratégicas y pretende destacarse frente a otras propuestas fuertes como la de Faro, en el Algarve, o de la madeirense Funchal. Évora lleva de ventaja un centro histórico reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, pero también está sabiendo demostrar su capacidad de gestión y ejecución con eventos de gran calidad artística como el festival Imaterial.

Este ha tomado como hilo conductor el patrimonio cultural inmaterial y, más concretamente la música, en su capacidad de preservar las historias vividas por sus pueblos y transmitirlas de generación en generación. El evento ha celebrado en 2021 su primera edición con vocación de continuidad anual y también de ampliar su ámbito de actuación descentralizándose a otras localidades alentejanas. Precisamente, la contribución para una estrategia a largo plazo y el alcance de sus actividades es otro de los criterios que se valoran en la candidatura a Capital Europea de la Cultura.

La programación ha ido mucho más allá de un festival de música, bajo el paraguas del encuentro se han celebrado también ciclos de conferencias, con presentación de iniciativas como la Nueva Bauhaus Europea, residencias artísticas y un encuentro ibérico de música capaz de atraer además de público, a académicos y profesionales de la industria musical europea e internacional.

Bienvenidas sean pues, si con ello se anima a poner la cultura y el arte como prioridad en la agenda política local; a fomentar el trabajo en red del sector público, el privado, el académico y el asociativo; y, por encima de todo, a preservar y promover diversidad de nuestras ciudades.

Yolanda Macías Saúco es comunicadora, gestora cultural y coordinadora de proyectos de cooperación.

Normas

Más información

Diversas personas en un carril bici de Barcelona.

Del gris al verde en la ciudad

Hannah Abdullah / Eloi Serrano | Barcelona

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS