Seguridad alimentaria
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los niños en edad escolar merecen un almuerzo gratuito

Los estudiantes que sufren hambre tienen problemas para aprender y son más propensos a dejar su formación

Unos niños almuerzan en el comedor de su colegio, en Ghana.
Unos niños almuerzan en el comedor de su colegio, en Ghana.Arne Hoel

En estos días en que los niños de Europa y Estados Unidos inician un nuevo año escolar, los gobiernos del mundo se preparan para un gran momento: en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Transformación de la Educación (16 al 19 de septiembre), tendrán una oportunidad de hacer frente a una crisis mundial de aprendizaje que ha sido amplificada por la pandemia de covid‑19, y por niveles de desnutrición y pobreza infantil en aumento.

Lo primero que deberían hacer es unirse detrás de una vieja causa que hoy adquiere un nuevo sentido de urgencia: la provisión de comidas gratuitas en la escuela a niños que, si no fuera por ellas, tendrían demasiada hambre para poder aprender.

Los cierres de escuelas por la pandemia privaron a cientos de millones de niños del acceso a oportunidades de aprendizaje. Los países pobres cerraron las aulas por más tiempo que los ricos; en buena parte de África, el sur de Asia y América Latina, se perdieron entre uno y dos años de clases. Y en todos por igual, ricos o pobres, el acceso a la enseñanza a distancia favoreció sobre todo a los niños de familias más pudientes.

Con la reapertura de las escuelas, se vuelve plenamente visible la magnitud de la pérdida de aprendizaje provocada por los cierres, además de las señales evidentes de un aumento de las desigualdades. Las estadísticas de los países pobres hablan de caídas devastadoras, desde niveles que ya eran bajísimos. El Banco Mundial calcula que el porcentaje de niños de 10 años que no pueden leer y comprender un relato sencillo creció desde un nivel prepandémico del 57% a más del 70%. Un estudio reciente en Malaui halló que siete meses de cierres de escuelas provocaron una pérdida de más de dos años de aprendizaje básico, y que los niños se olvidaron de conceptos que dominaban antes de las cuarentenas.

El Banco Mundial calcula que el porcentaje de niños de diez años que no pueden leer y comprender un relato sencillo creció desde un nivel prepandémico del 57% a más del 70%

Millones de niños vuelven a la escuela llevando consigo una triple carga: aprendizaje perdido, aumento de la pobreza y desnutrición. El hambre estaba en aumento incluso antes de que la invasión rusa de Ucrania sumara a la crisis alimentaria mundial un giro inflacionario. Al aplicar las estimaciones regionales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) al África subsahariana y al sur de Asia, surge que en 2021 padecían hambre 179 millones de niños en edad escolar (35 millones más que en 2020). En el caso de África, sufría desnutrición casi la cuarta parte de los niños en edad escolar.

Y la crisis no se limita al Sur Global. En Estados Unidos, la cantidad de niños que viven en hogares con acceso insuficiente a comida registra un enorme aumento respecto de los niveles prepandémicos (de 12 millones a 18 millones). En el Reino Unido, el debate sobre la crisis del costo de vida se ha centrado en el precio de la energía; pero el encarecimiento de los alimentos también presiona sobre los ingresos de los hogares y provoca un aumento del hambre infantil. La proporción de niños que viven en hogares que padecen inseguridad alimentaria en este país creció del 12% al 17% solo en el primer trimestre de 2022, según estudios de la Food Foundation. Con el aumento de costo de la calefacción y de los alimentos, el Reino Unido se enfrenta a padecer una crisis de hambre infantil en otoño.

Para países pobres y ricos por igual, la desnutrición supone un obstáculo enorme (y cada vez peor) a la recuperación del aprendizaje. Como bien saben todos los padres y docentes, los niños que sufren hambre tienen problemas para aprender, son más propensos a dejar la escuela, tienen menos probabilidad de hacer realidad su potencial y corren más riesgo de quedar atrapados en ciclos de privación vitalicios.

Pero existe un antídoto. Programas de alimentación escolar bien diseñados y financiados pueden proteger a los niños contra el hambre y liberar los beneficios de la educación. Hay abundantes pruebas de que la alimentación escolar puede aumentar la asistencia a clase, reducir las tasas de abandono y mejorar los resultados académicos, sobre todo en el caso de los más pobres. Una evaluación del programa ghanés halló un aumento general de los niveles medios de aprendizaje, con las mayores mejoras en el caso de los que viven en la pobreza extrema: el equivalente a nueve meses de escolarización.

Los programas eficaces de alimentación escolar tienen beneficios que se extienden más allá de la educación y por varias generaciones. En la India (donde se desarrolla el mayor del mundo) aumentó los niveles de aprendizaje, en parte al crear incentivos para la continuidad escolar de las niñas. Hay datos recientes que muestran que las beneficiarias se casan y tienen hijos más tarde, y usan más los servicios de atención de la salud, y que sus hijos tienen menos probabilidad de padecer retraso en el crecimiento.

Antes de la pandemia de covid-19, muchos países en desarrollo estaban ampliando los programas de alimentación escolar (aunque desde un punto de partida bajo). En África, donde la cobertura de esos programas alcanzaba a cerca de una cuarta parte de los niños, los gobiernos implementaron planes ambiciosos para su ampliación. Por desgracia, muchos están ahora suspendidos por la pérdida de margen fiscal como resultado de deudas insostenibles, menor crecimiento y reducción de la recaudación; esto debilita el apoyo a los niños en el momento en que más lo necesitan.

Los participantes de la cumbre de la ONU sobre la Transformación de la Educación podrán “reimaginar” todo lo que quieran, pero lo que los niños necesitan y tienen derecho a esperar es acciones prácticas y audaces

Los países ricos lograron utilizar sus programas de alimentación escolar para proteger a los niños vulnerables durante la pandemia. Por primera vez en sus 75 años de historia, el Programa Nacional de Almuerzo Escolar de Estados Unidos se puso a disposición de todos los pequeños, independientemente de los ingresos de sus familias. Y en el Reino Unido, el futbolista Marcus Rashford convenció a un Gobierno reticente para proveer apoyo alimentario durante las vacaciones escolares. Lamentablemente, las concesiones logradas ahora se están diluyendo o retirando, en un momento en el que aumenta el hambre.

Lo que se necesita ahora es un movimiento global de apoyo a la alimentación escolar. En la inminente Cumbre sobre la Transformación de la Educación, los gobiernos deben comprometerse con el objetivo de la provisión universal de comidas gratuitas en las escuelas.

Los países más pobres no podrán alcanzar ese objetivo sin ayuda internacional. La School Meals Coalition calcula que para reiniciar los programas interrumpidos por la covid‑19 y ampliar la provisión a otros 73 millones de niños, se necesitarán 5.800 millones de euros al año. La cumbre ofrece una oportunidad para que gobiernos, donantes, el Banco Mundial y otros bancos de desarrollo multilaterales indiquen de qué modo cubrirán los faltantes de financiación. Lo primero que deberían hacer es respaldar la propuesta del ex primer ministro del Reino Unido Gordon Brown para la creación de un nuevo mecanismo financiero para la educación.

Pero esta cumbre también tiene que ser para los estudiantes que corren riesgo de hambre en los países ricos. El Children’s Defense Fund ha pedido que el Gobierno del presidente estadounidense Joe Biden siga el ejemplo de California e implemente la provisión gratuita universal de comidas en la escuela (una oportunidad que desaprovechó al aprobar la nueva ley para la reducción de la inflación). En el Reino Unido, ninguno de los candidatos a ocupar el lugar de Boris Johnson como primer ministro mencionó el hambre infantil como prioridad, por no hablar de fijar una agenda para la ampliación de los programas de alimentación escolar. Y eso a pesar del hecho de que uno de cada tres niños británicos en edad escolar que viven en la pobreza (800.000) también carece de acceso a comidas gratuitas en la escuela.

A los gobiernos y ONG que asistirán a la Cumbre sobre la Transformación de la Educación se les ha alentado a “reimaginar la educación”. Pero sin objetivos claros, una estrategia viable y un sentido de propósito colectivo, eso parece una invitación a un congreso como cualquier otro.

Los participantes de la cumbre podrán “reimaginar” todo lo que quieran. Pero lo que los niños necesitan y tienen derecho a esperar es acciones prácticas y audaces, y financiación adecuada para aliviar el hambre y hacer posible el aprendizaje. Cualquier otra cosa sería una farsa.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS