_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Sergio Ramírez

Que a los 82 años, después de su exilio vivido y revivido, el autor haya escrito ‘El caballo dorado’ supone un necesario día de fiesta

El escritor Sergio Ramírez, fotografiado en su casa de Madrid en febrero de 2023.
El escritor Sergio Ramírez, fotografiado en su casa de Madrid en febrero de 2023.Claudio Álvarez

Leo la última novela de Sergio Ramírez, El caballo dorado, y me encuentro subido en un carrusel de vida, una historia que da vueltas sobre sí misma para contar y descontar, decirse y desdecirse, a través de una riqueza de vocabulario que es también riqueza de vida. La trama de un cuento de hadas se desborda y se pone en movimiento, se viste y se desviste, con una princesa lesionada bajo las paredes de un castillo en ruinas. Irá en carrozas, trenes y barcos por un mundo agitado, un nudo de ficciones propias y ajenas. Lo que se cuenta puede ser o no ser. Suben y bajan los deseos, el espionaje, la fatalidad, los abrazos, los venenos, las cocinas, las peluquerías y los agentes comerciales. La imaginación es calenturienta, la vida es dispar y tiene sus colores. Todo es posible, porque todo tiene olor a chocolate y en cualquier momento se cruzan en el carrusel de nuestro destino Bucarest, París, Estambul, Chapultepec, el emperador Maximiliano, Rubén Darío, Madame Blavatsky, Gustave Flaubert, Pastora Imperio o Alfonso XIII.

En un poema titulado Tiovivo, también con caballos de madera que dan vueltas en los calendarios, Federico García Lorca dijo que los días de fiesta van sobre ruedas y el tiempo lo trae y los lleva. La historia en perpetua transmutación de El caballo dorado va y viene hasta llegar a Nicaragua. La novela de Sergio es un día de fiesta, una celebración de la literatura, escrita entre 2014 y 2023, en Managua, San José, Princeton y Madrid. No somos responsables de todas las curvas del destino y la realidad, pero sí de nosotros mismos. Se ponen en juego las palabras para evitar el rencor, para que nada pervierta una voluntad creativa. Que a los 82 años, después de su exilio vivido y revivido, haya escrito esta novela supone un necesario día de fiesta. La alegría de una ficción es una forma de resistencia. Los lectores lo saben. Sí, la alegría y la literatura son formas de resistencia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_