_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Terrorismo cuqui y autoamnistía

En otra muestra de nuestra deriva patafísica hemos inventado también las violaciones leves de derechos humanos

Ley de amnistia
La portavoz de Junts, Miriam Nogueras, durante una intervención en el Senado con los ministros Félix Bolaños y María Jesús Montero al fondo.Samuel Sanchez
Daniel Gascón

Gracias a la creatividad del Gobierno de progreso, España será un país pionero en distinguir entre el terrorismo bueno y el malo (como el colesterol), el blando y el duro (como el turrón), el cuqui y el desagradable. La ley de amnistía abarcará a los acusados de terrorismo si en sus actuaciones no han causado “violaciones graves de derechos humanos”. La directiva 2017/541 del Parlamento Europeo señala que “los actos terroristas constituyen una de las violaciones más graves de los valores universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad, y el disfrute de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, en los que se basa la Unión”. En otra muestra de nuestra deriva patafísica —la ciencia que se dedica al estudio de las soluciones imaginarias y las leyes de las excepciones— hemos inventado también las violaciones leves de derechos humanos: es Carl Schmitt reescrito por los Hermanos Marx.

Este apaño es una trampa más en una ley fraudulenta. La enmienda, a diferencia de la proposición de ley, la firman también Esquerra y Junts: se sabía que era una autoamnistía, y ahora es todavía más claro. Cuando el Gobierno habla de que aumenta la seguridad jurídica, habla de la tranquilidad del delincuente. El PSOE negó que fuera a incluir el terrorismo en la amnistía. Ahora el argumentario cambia: la imputación de terrorismo por hechos vinculados al procés era excesiva, la enmienda permite corregir una anomalía. El ministro Bolaños ha dicho que todos sabemos que no se puede comparar el terrorismo del procés con el terrorismo sangriento que hemos padecido en España. Evidentemente, no se puede comparar el asalto al aeropuerto del Prat con el atentado de Hipercor, y el argumento nos recuerda que el PSOE también pacta con los herederos del atentado de Hipercor. La justicia es la que debe decidir si esos actos eran o no terrorismo, a través de los procedimientos estipulados y no mediante un cortocircuito. Como señala Víctor J. Vázquez, uno de los problemas de esta amnistía es que destruye algunas ficciones compartidas en las que se basa la convivencia: la idea de que el proceso democrático está basado en la representación política y las propuestas con que los partidos concurren a las elecciones, o de que las Cortes determinan la voluntad de la ley a través de procedimientos parlamentarios caracterizados por la publicidad. Las sustituye por una creciente montaña de mentiras.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Daniel Gascón
Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_