columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Se rieron

Si donara algo cada vez que me lo solicitan, viviría arruinado, pues me tienen fichado todas las ONG. De modo que suelo cargar con la culpa de no hacer nada

Un hombre reza en una iglesia de Birmingham (Reino Unido).
Un hombre reza en una iglesia de Birmingham (Reino Unido).Christopher Furlong

Tenía una reunión de trabajo a la que llegué antes de la hora. Para hacer tiempo, me metí en una iglesia cercana con la esperanza de que ocurriera algo. Estuve unos minutos sentado en un banco, observando la estructura barroca del recinto; luego volví mis ojos hacia el altar mayor en el que, rodeado de columnas salomónicas, se encontraba el sagrario y, dentro del sagrario, supuse, el mismísimo Dios. Pero no logré sentir nada. En esto, el móvil vibró en el interior del bolsillo, de donde lo saqué para leer un mensaje que decía: “EMERGENCIA TERREMOTO EN AFGANISTÁN: miles de niños necesitan tu ayuda urgente. Dona ahora. Envía UNICEF al 38028 (6€)”.

Si prestara este tipo de ayudas cada vez que me las solicitan, viviría arruinado, pues me tienen fichado todas las ONG. De modo que suelo cargar con la culpa de no hacer nada, que, incomprensiblemente, tampoco es que dure mucho, la verdad. En esta ocasión, dado que me hallaba dentro de un espacio que favorecía el recogimiento y que había conseguido olvidarme de las dificultades laborales a las que tendría que hacer frente en apenas unos minutos, doné los seis euros y continué a la espera de que mi buena acción fuera recompensada por algún tipo de revelación que no llegó a darse.

Al abandonar el templo con la misma sensación de opacidad con la que había entrado en él, me falló el tobillo y caí estrepitosamente en medio de la acera. Durante unas décimas de segundo, comparé mi situación con la de San Pablo cuando, en el camino de Damasco, fue derribado del caballo por un rayo, al tiempo que escuchaba las palabras de Dios: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”. Yo no escuché nada, de modo que, lejos de convertirme, me levanté apresuradamente porque caerse en la calle a mi edad da mucha vergüenza, y seguí andando. Conté el suceso en la reunión de trabajo y se rieron.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS