COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Djokovic, príncipe o rana

En Australia no se juega un Open de tenis, sino la batalla de la democracia y el sentido común

Concentración en defensa de Novak Djokovic ante hotel en el que el tenista estaba confinado en Australia.
Concentración en defensa de Novak Djokovic ante hotel en el que el tenista estaba confinado en Australia.Mark Baker (AP)

El éxito de series como Guerra y paz o Downton Abbey o la capacidad que tienen los cuentos de princesas de deslumbrarnos desde que el mundo es mundo tienen mucho que ver con el espectáculo de la desigualdad: nos fascina contemplar cómo los ricos son capaces de serlo sin preocuparse por sus criadas, cómo sufren angustiosamente sus vahídos sin que les inquieten la soledad, las separaciones o desgarros de quienes les asisten. La jaqueca nació para ellos.

Mientras una rana pueda convertirse en príncipe con solo obtener un beso ¿a quién le importan la artritis, el luto, el desamor o la tristeza de doncellas, mayordomos, cocineras o chóferes que les rodean expectantes y que han desplazado sus propios logros y sufrimientos por los de ese batracio privilegiado? Reconozcámoslo: observarlo es irresistible. Porque deslumbra esa desigualdad y porque deslumbra sobre todo la indiferencia ante los que les rodean, un público inevitable que además aplaudirá su desafinado croar como si fuera un aria cantada por María Callas.

Y ahora estamos asistiendo colectivamente a otro de esos cuentos: nosotros, humilde pueblo en la cola eterna de los ambulatorios o laboratorios, pueblo “autocuidado” (en palabras de Díaz Ayuso) y correspondientemente “jodido” por el Estado si no se vacuna (en palabras de Macron), contemplamos cómo un príncipe serbio entrena vigorosamente sin haber cumplido con la reglamentación. Al pueblo más le vale hacerse una PCR tras otra pagada de su bolsillo y sacarse el pasaporte Covid para tomar una cerveza en Italia o Alemania; si ese pueblo trabaja en Ikea tendrá incluso una menor prestación si no está vacunado; pero si eres él, príncipe maleducado y soberbio, puedes botar una pelotita tras otra riéndote del resto del mundo tras pisar mil fiestas sin mascarilla ni pinchazo desde Marbella a Belgrado. Su padre le llama Jesucristo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Y el espectáculo no es entonces el tenis, no son los 20 grandes conquistados, sino la arbitrariedad de todo un Estado que creíamos respetable como Australia para besar la rana y reponerle sus privilegios; y el descaro de un Gobierno europeo como Serbia para enarbolar la bandera de la ofensa nacional. Qué peligro, qué recuerdos tan funestos llegan de tierras balcánicas.

Djokovic podrá jugar como los ángeles, podrá insultar e incluso no vacunarse. Pero el Estado de derecho se ha construido para que la arbitrariedad no permita a nadie salirse con la tuya por ser príncipe. En Australia no se juega un open de tenis, sino la batalla de la democracia y el sentido común.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Berna González Harbour

Periodista de EL PAÍS, ha sido enviada especial en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora a cargo de Internacional, Domingo, Sociedad, Web o Babelia. Escribe entrevistas y crítica cultural, es columnista en la sección de Opinión y analista de Hoy por Hoy, en la Cadena Ser. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS