COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Año del tigre

En esta época en que lo venial se convierte en monstruoso y lo monstruoso pasa por venial, me parece un deber intelectual oponerse a lo políticamente corregido

Homenaje a los etarras Henri Parot, Pagoaga Gallastegui, y Eugenio Barrutiabengoa en Mondragón el 31 de diciembre.
Homenaje a los etarras Henri Parot, Pagoaga Gallastegui, y Eugenio Barrutiabengoa en Mondragón el 31 de diciembre.H.Bilbao (Europa Press)

Si ustedes sólo se informan por este periódico, quizá no sepan que el mes pasado publiqué un libro, Solo integral (ed. Ariel). Se compone de una selección de mis columnas de los últimos seis años en esta misma página, cada una seguida de la reflexión actual que me suscita su relectura. Los temas son variados, claro, pero las que van de política insisten en cuestiones que los reaccionarios, en apoyo idólatra del sanchismo, prefieren minimizar: verbi gratia el evidente maltrato a los derechos lingüísticos, es decir constitucionales, de los ciudadanos catalanes que quieren educarse y expresarse en castellano o el cada vez más desvergonzado exhibicionismo político de los derechohabientes de ETA, que ponen cara compungida al recordar los crímenes del reciente pasado pero los condecoran y rentabilizan sin remilgos (hoy mismo sale en procesión la cofradía de los Hermanos del Zulo en Bilbao y otras localidades vascas). Mientras, el agitprop gubernamental prefiere dedicarse a discutir sobre el sexo de los ángeles... perdón: de los juguetes.

En esta época en que lo venial se convierte en monstruoso y lo monstruoso pasa por venial, me parece un deber intelectual oponerse a lo políticamente corregido, a la llamada opinión pública, “esa masa pringosa y peluda” (Jules Renard). Pero sobre todo en el libro planea la urgencia, por edad, de huir de las mentiras piadosas. No tengo tiempo para la compasión por los biempensantes. Se acabó la farsa de inventar derechistas antropófagos frente a fraudulentos izquierdistas beatos. No acepto redimir a golpe de buenas intenciones a los que solo hacen ricos en ideología. Ni seguir embelleciendo por decreto el pasado para disimular el fracaso en emancipar el futuro. En el horóscopo chino, 2022 es el año del tigre: procuraré estar a su altura.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS