Opinión

Deshinchado

No hay más que oír las defensas retóricas de la Constitución, mientras la verdadera defensa del texto brilla por su ausencia ya sea en los desahucios o la protección de los servicios públicos