Flores y justicia para José Couso

Allegados al cámara asesinado en Irak lo homenajean en Ferrol y claman contra la reforma legal que impide investigar su muerte

Una tía de José Couso y la líder de Esquerda Unida depositan un ramo de flores en la plaza ferrolana que honra al cámara asesinado.
Una tía de José Couso y la líder de Esquerda Unida depositan un ramo de flores en la plaza ferrolana que honra al cámara asesinado.KIKO DELGADO (EFE)

Fue un acto pequeño y modesto. Un ramo de flores, algunos familiares y unas letras en voz alta en el centro de la Plaza de la Paz José Couso, en su ciudad natal. Poco pero suficiente para recordar a un ferrolano que dejó su vida en Irak detrás del visor de una cámara de televisión abatido por los disparos de un tanque norteamericano el 8 de abril del 2003. “¿Cómo iban a confundir los militares una cámara de ésas de las vuestras con un bazuca?”, se preguntaba hoy Mercedes Permuy, tía materna de José Couso. Once años después de perderlo, su familia lo recuerda cada día, dice. “Era un buen hijo, un buen padre, un buen marido y un buen compañero. Era Cousiño. Todos lo querían”, recordó hoy su tía Merche, que se deshizo en agradecimientos “infinitos” para los organizadores de un acto que ayuda a recordar un asesinato que “otros prefieren que se olvide”, manifestó sin precisar más.

Detrás del homenaje a Couso en Ferrol está la agrupación local de Izquierda Unida, encabezada por la líder de IU en Galicia, Yolanda Díaz, viceportavoz de AGE, que arremetió contra la reforma legal del Gobierno que limita la competencia de los tribunales españoles en casos de justicia universal como el que atañe a Couso. “Vivimos en un país extraño. Es como si los pájaros disparasen a las escopetas”, declaró Díaz, que aludía a como se invierten los papeles entre los que tienen la competencia para juzgar y resultan siendo los juzgados. La parlamentaria de Alternativa Galega de Esquerdas aplaudió el trabajo del juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, y su manifiesta oposición a dar por zanjado un caso que implica a militares del ejército de Estados Unidos.

“Nadie muere mientras sea recordado”, leyó Suso Basterrechea, edil de IU en la ciudad, que volvió a reclamar “investigación y justicia” para aclarar un “crimen infausto y atroz” que acabó con la vida de un reportero que trabajaba desde Bagdad para ser “los ojos del mundo”. A la concentración acudieron casi un centenar de personas, niños, adultos, viejos sindicalistas y jóvenes militantes que se mezclaron con tías, parientes y viejos amigos del cámara.

En 2008, el Ayuntamiento de Ferrol accedió a la petición de la asociación vecinal de Esteiro para dedicarle a José Couso una plaza en el barrio, frente al astillero. Este martes, y coincidiendo con la fecha de los disparos contra el hotel Palestina de Bagdad que robaron la vida del cámara, se falla la X edición del Premio José Couso a la Libertad de Prensa que convocan cada año el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia (CPXG) y el Club de Prensa de Ferrol. El premio, que nació en 2004, no tiene dotación económica pero ha alcanzado cierto prestigio en las nueve ediciones anteriores porque reconoce el trabajo de personas o medios independientes en el ejercicio de la profesión con nombres como Jon Lee Anderson, Ali Lmrabet, Wikileaks o Mónica García Prieto. Los candidatos este año son cinco: Edwy Plenel, de Mediapart, la mexicana Lydia Cacho, The Guardian, eldiario.es y la conjunta de Ricardo García Vilanova y Javier Espinosa, secuestrados durante seis meses en Siria junto a Marc Marginedas y liberados la semana pasada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS